martes, 31 de julio de 2012

27/07/2012 - Debaten sobre el derecho de los niños institucionalizados (Neuquén)

27/07/2012 - Debaten sobre el derecho de los niños institucionalizados (Neuquén)

Se realizará mañana en el Concejo Deliberante con la participación de psicólogos y especialistas en el tema
Desde la Asociación Neuquina Padres Adoptantes afirmaron que en la provincia hay 850 niños y adolescentes institucionalizados

La Mañana Neuquén


El derecho de los niños institucionalizados a tener una familia, será el eje de un encuentro organizado conjuntamente por la Asociación Neuquina Padres Adoptantes y el Ministerio de Desarrollo Social, a través de la Subsecretaría de Familia, Niñez y Adolescencia.
El encuentro que se desarrollará mañana a partir de las 9.30 en el Salón de Usos Múltiples del Concejo Deliberante (Leloir 370), con entrada libre y gratuita, está dirigido a padres adoptantes, aquellos que están por hacerlo y para profesionales que quieran especializarse en el tema.
“El desafío es garantizar el derecho de todos los menores a la convivencia familiar y comunitaria”, manifestó el ministro de Desarrollo Social, Alfredo Rodríguez, respecto de la jornada provincial que su cartera organizó junto a otras organizaciones.
La jornada estará encuadrada en el marco jurídico y normativo sobre los menores institucionalizados pero también se abordarán temas relacionados a aspectos psicosociales de los niños que se encuentran sin cuidados parentales en la provincia.
“Es importante que estos niños dejen de ser invisibles socialmente. Esperamos tener una gran convocatoria ya que es importante que cualquier vecino que detecte una situación de violencia ante un menor la denuncie”, aseguró Susana Pintos, presidenta de la Asociación Neuquina Padres Adoptantes.

Debate
“Lo importante es debatir sobre la situación de nuestros niños y que se les respete el derecho a tener a una familia”, afirmó Pintos quien comentó que actualmente en la provincia hay 850 niños y adolescentes que se encuentran institucionalizados en la provincia.
Luego se proyectará el documental “Los niños invisibles", realizado por el reconocido cineasta Mario Levit, quien realizó una investigación sobre niños adoptados en un hogar de Mar del Plata.
Posteriormente se abrirá el debate a cargo de especialistas en el tema. Entre ellos disertarán las psicólogas Claudia Galán y Adriana Cáceres, y por parte del gabinete interdisciplinario de Desarrollo Social, su directora, Marianela Salazar y Daniel Ocampo.
También participará de la jornada la directora del Registro Único de Adopción, Gisela Maxwell. Al finalizar se proyectará un video con testimonio de adolescentes adoptados y una pareja de esta ciudad contará su experiencia tras haber adoptado a un joven de 13 anos.
Para realizar consultas o inscribirse los interesados podrán hacerlo enviando un correo electrónico a: papis_adoptantes@yahoo.com.ar o comunicándose al 447 5109, de 8 a 15 horas, o a los celulares 154580703 y 155018992.

jueves, 19 de julio de 2012

17/07/2012 - Amor sin prejuicios: una pareja podría adoptar por tercera vez un bebé con síndrome de Down (Mendoza)

Telam

Rosario Guette tiene síndrome de Down y fue adoptada hace cinco años por una familia tucumana que, tras haber perdido a otro hijo con Down a causa de leucemia y tener hijos biológicos, decidió apostar nuevamente por la adopción al considerarla una “experiencia de amor maravillosa”.
“Yo creo que todo es un acto de amor. Mi hija de 16 años me dice que va a escribir conmigo un libro de personas valientes y yo le digo que hoy en día animarse a vivir ya exige una cuota de valentía”, explicó Fernanda Fonzo en una entrevista con Télam donde cuenta cómo fue la decisión de volver a criar a una nena con Trisomía 21.
Ahora, junto con Sergio, su marido, son una familia numerosa; Candelaria de 16, Felipe de 10, Rosario de 5 y Benito, de 3 y no descartan una tercera adopción de otro bebé con síndrome de Down ya que están convencidos de que es una experiencia “espectacular”.
“Desde novios era una posibilidad adoptar. Teníamos una hijita y siempre habíamos pensando en una familia grande y no venia otro pequeño y yo no quería hacer tratamientos”, relató y añadió que “siempre pensando que de manera natural o por elección podía llegar un hijo especial”.
“Cuando fuimos al equipo de adopción nos preguntaron si estaba dentro de nuestras expectativas adoptar un nene con Down y no lo dudamos. Así llegó Eduardito, tenía 6 meses cuando lo adoptamos y conocerlo fue un amor de conquista permanente,-reconoció- al tiempo quedé embarazada de Felipe, ellos se llevaban poco tiempo y se hicieron inseparables”.
Fonzo recordó los primeros pasos de esa adopción. Charlas, trámites y un aprendizaje mutuo: “Al principio fue aprenderlo todo;  cómo tratarlo, hacer la estimulación, en casa participar de juegos con sus hermanos. Aprender a tener paciencia, porque ellos tienen sus ritmos, su tiempos y animarnos a vivir de fiesta porque cada cosa que logran es una fiesta y aprendimos a disfrutarlo”.
“La adopción de Eduardo cambió a la familia para bien, nos enseñó a vivir de otra manera y a valorar el esfuerzo cotidiano. “Nos abrió el corazón a otras realidades y mis hijos se acostumbraron a vivir de manera natural con otros chicos con síndrome de Down”, explicó.
El matrimonio y ya sus tres hijos se fueron a vivir a Mendoza y fue ahí cuando Eduardito se enfermó. Le dieron el diagnóstico en un par de semanas y confirmaron que tenía leucemia de Cromosoma Filadelfia.
“No sabíamos que los chicos con Down podían tener predisposición a ciertos tipos de enfermedades como tiroides o del corazón pero él siempre estuvo sano y muy bien. Cuando falleció nos quedó el dolor de su partida, de su ausencia, pero por otro lado la experiencia inolvidable y el deseo de intentarlo de nuevo porque lo de Eduardito fue tan especial que quisimos repetirlo”, afirmó emocionada Fonzo.
Fue en ese momento de tanto dolor que la pareja decidió volver a apostar por la adopción. Ahora ya no desde el descubrimiento sino desde la convicción que lo que elegían era una experiencia de amor. Tres años después llegó Rosarito a la familia Guette.
“Tuvimos mucha esperanza, confianza y fe en Dios. Cualquier hijo puede tener una enfermedad, de hecho Rosarito tiene dos cardiopatías. Yo siempre pienso que todo niño merece tener una familia y si uno está abierto a dar y recibir el amor de estos niños, no hay que privarse de eso”, explicó Fernanda.
Pero ante la pregunta sobre cómo pudo haber afectado el miedo, su marido, Sergio, se sinceró: “Hasta que Rosario cumplió 5 años tuve temor, si bien uno trataba de no pensar, se me venía a la cabeza que podía llegar a suceder algo. Pero nunca dudé de volver a adoptar por lo que ocurrió”.
Rosario lleva una vida normal. Va al colegio parroquial El Salvador que es la primera vez que hace integración, y asiste a la fonoaudióloga, terapia ocupacional y a la psicopedagoga. También empezó a tomar clases de Danza.
Tanto Fernanda como Sergio se saben valientes pero no locos. Entienden que el compromiso de amor con un hijo excede prejuicios y consideran que el camino elegido tiene más que ver con eso que con una aventura.
Sin embargo, y pese al apoyo de la familia cercana, muchas personas los cuestionaron por la decisión de volver a adoptar un niño con Down. La respuesta de Fernanda fue contundente: “No hay razones para el amor, con el amor no se negocia, se entrega naturalmente. Lo que nos pasó puede pasar en cualquier circunstancia y yo lo que digo es que no hay que tener miedo a entregar amor, si uno lo hace todo con amor todo lo demás vendrá por añadidura”.
Sergio por su parte se dirige a todos los padres que tienen dudas sobre el tema: “Yo les diría a todos que animen a adoptar y a adoptar a un chico especial que no es de locos, a la semana te das cuenta que no estás loco, sino que perdiste mucho tiempo en no hacerlo. Tener una niña Down es una bendición. Para nosotros fue eso”, confesó.
El matrimonio comenzó a acercarse a otros padres y conformaron un grupo que con el tiempo se fue convirtiendo en una fundación. En la actualidad integran Down is Up y cumplen el rol de visitadores de los padres primerizos.
“Cuando vamos a visitar a los padres a los hospitales, vemos que al principio están todos mal, parece que hubiera muerto alguien y vos al tiempo ves que esa familia es otra”, manifestó Guette.
“Es lo más hermoso que te pueda pasar en la vida, si Dios te pone eso es porque lo podés sacar adelante y es hermoso.  Cualquier papá que dé un chico con síndrome de Down al principio va a pasar por un pequeño duelo que después es mínimo al lado del amor que genera”, aseguró.
Y al respecto agregó: “El amor que recibo de un niño down es impresionante, vos a Rosario le das un beso y ella te da diez. Es hermoso vivir con ella. Uno por ahí se levanta con algún problema y tiene malos días y ellos te los sacan”.
Fernanda coincidió y cree que sólo es cuestión de dar y esperar “el efecto contagio”: “La gente cuando ve que alguien se anima, cuando uno hace el bien y busca el bien eso contagia.
"Con la gente que no comparte esta visión, la respeto. A mi me decían que no era conveniente y yo creo que cada uno tiene su manera de pensar, y yo soy feliz así. Yo no pienso, solo disfruto del amor que doy y recibo de mis hijos”, concluyó.
Por: Florencia Alamos

sábado, 14 de julio de 2012

SALTA Senado aprobó iniciativas como promover la adopción de niños

Fuente:http://www.elintransigente.com
Se trata de varios proyectos de declaración que habían sido presentados por la legisladora Vargas

SALTA.- La Cámara de Senadores de la Provincia aprobó en la sesión de ayer diferentes iniciativas presentadas por la Senadora Provincial de la UCR Claudia Silvina Vargas.

Se trata de varios proyectos de declaración que habían sido presentados por la legisladora radical y que tras el correspondiente tratamiento de las comisiones respectivas fueron incorporadas en el orden del día de sesión del cuerpo y aprobadas por el conjunto de los senadores, cita DDN.

Puntualmente los proyectos aprobados abordan las siguientes cuestiones:

a) Para que el Ministerio de Derechos Humanos avance urgentemente en la articulación de Centros de Atención para personas en situación de calle
b) Para que los legisladores nacionales gestionen en cancillería la adhesión de la Argentina a la Convención Iberoamericana de Derechos de los Jóvenes.
c) Para que el Ministerio de Gobierno implemente en breve campañas de concientización sobre el uso responsable de los servicios de emergencias.
d) Para que el Ministerio de Gobierno instrumente un programa de concientización y asistencia para promover la adopción de niños como medio para garantizar al menor de edad desamparado el goce del derecho a crecer en una familia.
e) Para que los legisladores nacionales avancen en la aprobación del protocolo facultativo de la Convención sobre los Derechos del Niño aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas.
f) Para que el Ministerio de Derechos Humanos brinde asistencia a los damnificados por el desborde del Rio Chuscha en Cafayate.

viernes, 13 de julio de 2012

Conmoción en Holanda por programa de TV con niños de adopción





Talpa, el conglomerado holandés de medios que creó la fórmula del Gran Hermano, ha estado negociando un acuerdo durante el último año y medio con servicios de acogida de menores. En el programa, niños internos mayores de 12 años tendrán la oportunidad de elegir sus padres adoptivos.

Después de aparecida la noticia, los responsables de los servicios de acogida al menor dijeron que querían continuar las negociaciones con Talpa. “El formato actual,” dijeron, “no nos da las suficientes garantías y por lo tanto no es el apropiado. Pero sostuvieron que estaban complacidos de que Talpa quisiera recalcar la escasez de familias de adopción que había en Holanda.

lunes, 9 de julio de 2012

ADOPCION: DIPUTADOS SUMAN APORTES A LA REFORMA DEL CODIGO CIVIL

ADOPCION: DIPUTADOS SUMAN APORTES A LA REFORMA DEL CODIGO CIVIL

Buenos Aires, 8 de julio (Télam).- El respeto por la autonomía y la identidad de niñas, niños y adolescentes, la prohibición de iniciar adopciones a través de documentos privados y plazos judiciales acotados para definir la adopción de chicos, son algunos de los aportes que un proyecto de ley propone para sumar a la reforma del Código Civil.
La diputada María Luisa Storani (UCR) elaboró la iniciativa que lleva también la firma de otros 14 diputados de distintos partidos políticos, con la intención de "incorporar algunas contribuciones sobre adopción y sumar a lo que ya propone el proyecto de reforma del Código", dijo la legisladora.
Durante un debate que se realizó la semana última en la Biblioteca Nacional por iniciativa de la Fundación Sur, Storani resumió los principales puntos de la propuesta.
"Respetar la capacidad y autonomía progresiva de los niños en el proceso de adopción, con la asistencia de un abogado que asegure las garantías mínimas del procedimiento", es uno de los ejes del proyecto.
También, insta a que se respete el derechos de los chicos, por ejemplo, en la elección de quien lo representará y si quiere conocer su expediente de adopción "para garantizar su derecho a la identidad", explicó Storani.
Además, establece un plazo de 60 días para declarar la adoptabilidad por parte de la justicia, mientras que el proyecto oficial de reforma del Código fija plazos mas extensos.
"La legislación debe garantizar que ningún niño sea dado en adopción por ser pobre. Para eso, el Estado debe aplicar todas las políticas sociales que aseguren que la única solución para ese chico es la adopción", enfatizó.
La iniciativa legislativa coincide con el proyecto de reforma del Código al prohibir la guarda con fines de adopción, "dejando de lado las escrituras o cualquier acto privado de entrega directa de niños, ya que por ahí se filtra el tráfico y la venta de chicos", afirmó la diputada.
Storani explicó que el proyecto se construyó a partir de los aportes de especialistas y organizaciones sociales que trabajan la temática."El proyecto está abierto para enriquecerlo" aseguró.
Durante la jornada también se conoció un proyecto del diputado radical de la provincia de Entre Ríos, Fabián Rogel, que propone tipificar la venta de niños.
"Se impondrá prisión de dos a seis años al que, eludiendo los procedimientos legales correspondientes, entregare un menor de edad a cambio de una contraprestación económica o cualquier otra, sea cual fuere su forma o fin, afectando su identidad", estipula el primer artículo.
Propone, asimismo, reclusión o prisión de tres a diez años para quien facilite, promueva o sea intermediario en la concreción del delito.
Rogel impulsa esta iniciativa a partir de la recomendación realizada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) a Argentina, en la sentencia "Fornerón e hija".
El organismo determinó que el país "debe aportar las medidas necesarias para tipificar la venta de niños y niñas".
El caso Fornerón sumó al debate sobre adopción. Es la historia de Milagros, de ahora 12 años, que su mamá dio en adopción sin consentimiento del padre, quien durante todo este tiempo pasó por distintas instancias judiciales en Entre Ríos y recurrió finalmente a la CIDH que falló a su favor.
"Con este proyecto intento colaborar en la consolidación de la figura de la adopción", explicó el diputado.
A su turno, la jueza chaqueña Karina Feldman resaltó que "las reformas en la temática se están dando, pero necesitamos funcionarios con conductas acordes a la legislación".
Para la magistrada "es necesario unificar las normas en todo el país, de ahí la importancia de la reforma del Código Civil".
En tanto Emilio García Méndez, presidente de la Fundación Sur, consideró que "el proyecto de reforma del Código y el proyecto de ley que hoy conocimos, nos brindan un piso para construir una ley modelo de adopción. No perdamos la oportunidad histórica", remarcó. (Télam).


miércoles, 4 de julio de 2012

Violencia y maltrato: las principales causas de separación de niñas y niños de sus familias

Fuente:Periodismo Social
La mayoría de los niños, las niñas y adolescentes que ingresa a un hogar de puertas abiertas o a un programa de protección de derechos como las familias de acogimiento, ha sufrido en su casa una situación de violencia doméstica o maltrato grave, según un relevamiento hecho por UNICEF y la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENNAF). Se llama “Situación de niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales en la República Argentina”, fue presentado en estos días y es un estudio inédito en el país. Un equipo de especialistas de la SENNAF y UNICEF relevó por primera vez, entre junio de 2010 y junio de 2011, las 23 provincias del país y Ciudad Autónoma de Buenos Aires para cuantificar la cantidad de chicos y chicas que vive en instituciones e indagar sobre las causas que llevaron a separarlos de sus familias , las condiciones en las que se encuentran los lugares que los albergan y la formación técnica del personal, así como también conocer el nivel de acceso a la salud y educación de los niños y niñas en esa situación y de las familias de acogimiento que cuidan de ellos, entre otras cuestiones.

De acuerdo con el estudio, en Argentina hay 14.675 niños, niñas y adolescentes sin cuidados parentales esto es, chicos y chicas que por algún motivo no viven con sus familias de origen e ingresan a una institución de puertas abiertas o a un programa cuidado familiar, hasta que se resuelve el conflicto que los alejó de su casa y pueden volver, o son adoptados por otra familia, o cumplen la mayoría de edad y se independizan.
Las principales causas de ingreso a estas instituciones o programas alternativos de cuidado familiar son la violencia doméstica y el maltrato: el 44% de los chicos y chicas sin cuidados parentales se alejó o fue separado de su hogar por esta razón. En segunda instancia se ubica el abandono, que explica el 31% de las intervenciones, y en tercer lugar el abuso, con el 13%.

La Ciudad Autónoma y la Provincia de Buenos Aires son las regiones que concentran la mayor cantidad de chicos y chicas en esta situación, con el 49% de los casos. Le sigue el NEA (Formosa, Chaco, Corrientes y Misiones) con el 20%; las provincias del Centro del país (Córdoba, Santa Fe, Entre Ríos y La Pampa) con el 12%; Cuyo (Mendoza, San Juan y San Luis) con el 8%; Patagonia (Neuquén, Río Negro, Santa Cruz, Chubut y Tierra del Fuego) con el 6%; y el NOA (Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja y Santiago del Estero) con el 5%.
En tanto país federal, cada provincia establece sus programas de protección de acuerdo a los lineamientos que establecen las leyes locales. No obstante, el equipo de la SENNAF y UNICEF detectó tres modalidades generalizadas: las instituciones públicas, que trabajan con recursos edilicios, humanos y económicos del Estado; las instituciones privadas; y los sistemas de cuidado familiar o familias de acogimiento, de gestión pública o privada.

En Argentina, el 64% de los chicos está alojado en una institución privada que en el 88% de los casos tiene un convenio con el Estado provincial, nacional o municipal que gira fondos, presta recursos y oficia como organismo controlador. Los investigadores advirtieron sobre el 12% restante de las instituciones, de carácter netamente privado donde el Estado no tiene ningún tipo de injerencia ni poder de control.
Más de la mitad de los chicos y las chicas sin cuidados parentales egresa de la institución o del programa de acogimiento familiar que lo contiene y vuelve a su casa porque se resuelve el conflicto familiar que provocó su separación o se muda con un tío, una tía, un abuelo, una abuela o una persona cercana a sus afectos que lo recibe. Los especialistas de UNICEF y la SENNAF llaman a esta instancia vinculación familiar y señalan que la familia no sólo contempla a la mamá y el papá, sino que se extiende a parientes cercanos, a vecinos y personas del entorno emocional de los chicos, lo que se denomina familia ampliada.

La segunda causa de egreso es la mayoría de edad y presenta uno de los mayores desafíos para el Estado y para toda la sociedad: el 20% de los chicos y las chicas que cumplen 18 años se va del hogar, sea público o privado, sin un proyecto autónomo de estudio y/o trabajo. Sólo el 7% de estos chicos que cumplen 18 y debe dejar la institución tiene planes al salir.
La tercera causa de egreso son las adopciones que incluyen al 8% de los niños y las niñas y la cuarta el abandono del programa, que abarca el 7% del total.
La proporción de varones y mujeres menores de 18 años sin cuidados parentales es muy pareja: el 49% son chicas y el 51% chicos. En cuanto a la edad, el estudio reveló que la mayoría son adolescentes: el 44% tiene entre 13 y 18 años, el 29% entre 6 y 12, y el 26% restante entre 0 y 5.

En términos generales, los especialistas de SENNAF y UNICEF concluyeron que las condiciones de alojamiento han mejorado en este último tiempo, y que se está trabajando en las instituciones para seguir garantizando el derecho a la salud, educación, documentación y demás derechos sociales como la Asignación Universal por Hijo y pensiones asistenciales en caso de discapacidad, siendo una tarea fundamental el acompañar a las provincias en lo que implica el desafío de la transformación de las instituciones para mejorar la protección de los derechos de los chicos .

No obstante advirtieron que “en algunos casos, los tiempos de permanencia en las instituciones son prolongados” y una medida que debería ser temporaria, como indica la Ley 26.061, se vuelve definitiva.- El desafío continúa siendo poder acompañar a estos niños y niñas para que la situación original sea revertida, y garantizar la protección de sus derechos, en especial, el derecho a la convivencia familiar y comunitaria.

Puede leerse acá: http://www.unicef.org/argentina/spanish/C_Parentales_final.pdf




mail: info@periodismosocial.net

lunes, 2 de julio de 2012

La adopción y el futuro Código Civil

Es bienvenido todo cuanto facilite el noble acto de adoptar un menor garantizándole la satisfacción de sus necesidades.

El proyecto de reforma del Código Civil describe el objeto de la institución de la adopción expresando que se pretende proteger el derecho de los niños a vivir y desarrollarse en una familia que les pueda procurar los cuidados tendientes a satisfacer sus necesidades afectivas y materiales, cuando éstas no puedan ser proporcionadas por su familia de origen.

Establece principios rectores de la institución, como son el interés superior del niño y el derecho a la identidad, ambos en consonancia con la legislación en vigor; el agotamiento de la posibilidad de mantener al niño en su familia de origen; el respeto hacia los vínculos fraternos; el de dar a conocer sus orígenes al niño, que ya regía en plenitud como compromiso de los adoptantes en la sentencia de adopción; el derecho del niño a ser oído, y en el caso de los mayores de 10 años, a dar su consentimiento expreso.

Pueden ser adoptados los menores de edad o aquellos cuyos padres hubiesen perdido la patria potestad, llamada responsabilidad parental por el proyecto, y los mayores, cuando se trate del hijo del cónyuge o se hubiese dado trato de hijo al adoptado durante su menor edad.

Pueden adoptar tanto los matrimonios, como las parejas, como las personas solas, y aquí no podemos dejar de reiterar, que la adopción por parejas homosexuales, que hoy son "matrimonios legales", no consulta el interés superior del niño, que tiene derecho a la paternidad heterosexual. Resulta positivo, en cambio, que si quien adopta es un matrimonio o una pareja, lo deban hacer ambos, y no lo es tanto que se pueda adoptar después del divorcio de los adoptantes, por más que hayan convivido con el menor por adoptar, pues tampoco parece lo más conveniente para el interés del niño. Pueden también adoptar las personas que viven solas y los separados de hecho. Los adoptantes deben tener 16 años de diferencia de edad con el adoptado, salvo la adopción del hijo del cónyuge.

Se mantienen las distintas clases de adopción: plena y simple, y se agrega la de integración, que se refiere al hijo del cónyuge o del conviviente.

El proceso tiene tres etapas, la primera es la declaración del estado de adoptabilidad, posible para huérfanos o niños sin filiación conocida. La decisión de los padres sólo permite este estado luego de 90 días de intentos administrativos para que la familia mantenga al menor en su seno, y pasados 180 días de prueba de que fracasaron los intentos. Este es un tema sumamente polémico, pues si bien en teoría es perfecto, en la práctica resulta muy dudoso que esa familia sea el mejor lugar para el niño.

Son partes el niño con asistencia letrada, los padres o guardadores, el órgano administrativo y el Ministerio Público. El juez deberá contar con el Registro de Adoptantes y podrá elegir a quien considere más apto dentro de la lista de éste, lo cual es positivo, pues respeta la función del magistrado judicial. Cuando los padres hubiesen perdido la responsabilidad parental, no será necesario el "estado de adaptabilidad". La segunda etapa es la sentencia de guarda con fines de adopción, que la otorga por un período no superior a seis meses, y luego, la tercera sería el juicio de adopción hasta llegar a la sentencia definitiva.

Uno de los temas conflictivos, relacionados con la guarda, ha sido resuelto prohibiendo que los padres otorguen la guarda de hecho de un niño, sea por escritura pública o por acto administrativo, excepto cuando se base en vínculos de parentesco o afectivos. El tema no es claro, y se vincula al derecho de los padres a elegir las personas que desean como adoptantes de sus hijos, y a la vez, como contrapartida, se intenta prevenir el riesgo de la venta de niños. En todo caso, siempre debería pasar por la decisión judicial. Otro es el tiempo que los niños viven en instituciones sin que se resuelva su destino, tema vinculado a la falta de registros efectivos y a la morosidad judicial.

El derecho a la identidad del niño ya está suficientemente resguardado y bastante internalizado en nuestra cultura, no sólo en lo legal, sino también en lo social. La defensa de la familia de origen, muy marcada en el proyecto, es de derecho natural, pero no debe ser llevada a instancias extremas, pues, como ha dicho la Corte Suprema, este vínculo es tan importante como el adoptivo y debe cuidarse siempre el interés del niño, que no siempre coincidirá con su familia de origen.

El trámite no parece haberse simplificado, y habrá que ver sobre la marcha cómo funciona esta gestión administrativa de revinculación con la familia de origen que intenta dar en adopción a sus hijos, y el período de prueba del éxito o fracaso. Si ésta es la respuesta para evitar que la pobreza sea un argumento para dar a un menor en adopción, parece que se queda corta. Otros son los aspectos socioeconómicos por contemplar si se quiere lograr tan loable propósito, pero, tal vez, se pueda abrir un compás de espera en este aspecto. Pensar lo contrario es legislar desde la ideología dando la espalda a la realidad.

Todo lo que pueda hacerse para fomentar este instituto será poco, y no sería menor brindar a quienes tienen un embarazo no deseado, facilidades, créditos y atención médica y psicológica para que lleven a término ese embarazo y se facilite la adopción del niño siempre inocente.