martes, 31 de enero de 2012

Una testigo revela la complicidad de la justicia de menores para evitar restituir a hijos de victimas de la dictadura

FUENTE:http://www.telam.com.ar
Una juez de menores de Lomas de Zamora en la última dictadura militar rompió el documento de un nene de 9 meses para darlo en adopción y no devolverlo a sus familiares biológicos, según declaró hoy una testigo en el juicio oral contra los ex dictadores Jorge Rafael Videla y Reynaldo Bignone, entre otros, por robo de bebés.



La asistente social María Felicitas Elías dio su testimonio ante el Tribunal Oral Federal 6 que juzga el plan sistemático para la apropiación de niños en la dictadura, ocasión en la que reveló que la magistrada también envió a tres hermanitos a un instituto porque sus padres eran "montoneros" y habían "desafiado" a la Constitución.

Estos fueron sólo algunos de los casos reflotados hoy por la asistente social Elías ante el tribunal, al detallar el mecanismo “perverso” con que se actuaba en casos de menores con padres víctimas de la represión ilegal.

Elías trabajó en el juzgado de la ya fallecida juez de menores de Lomas de Zamora, Marta Pons, y presenció cómo su entonces jefa rompió el documento de identidad que había llegado “en el pecho de Emiliano Ginés, un bebé de 9 meses que llegó al juzgado en brazos de un policía de la provincia de Buenos Aires”.

“La juez sale de su oficina en ese instante, yo estaba ahí, dice quién es, se le informa, rompió el documento y lo tiró al tacho de basura”, recordó al declarar como testigo la entonces asistente social del juzgado.

El bebé, con síndrome de down, fue internado en el hospital Sor María Ludovica donde falleció meses después, en vez de ser restituído a familiares biológicos.

Otro caso que recordó porque tuvo intervención directa fue el de los tres hermanos Ramírez, derivados al juzgado luego de que su mamá fue ametrallada por militares y su papá fue apresado.

“Los pedía una tía paterna, la visité y redacté un informe a favor de darle la guarda, pero la juez me llamó a su despacho y me dijo que no era lo que esperaba, que eran hijos de un paraguayo montonero que había desafiado la Constitución Nacional y no merecía recuperarlos”, recordó sobre ese diálogo.

Los niños fueron enviados al Hogar de Belén, un internado donde la mayor sufrió abusos sexuales y recién pudieron reunirse con su padre en Suecia, donde se había exiliado, con el retorno de la democracia.

"Estuvieron estas viejas" contó además Elías que escuchó decir por teléfono a Pons, jubilada en 1984 y muerta en 1994, a su interlocutor, el entonces jefe de la Policía bonaerense, Ramón Camps.

La juez daba cuenta de la visita a su despacho de las Abuelas de Plaza de Mayo, Chicha Mariani y Estela de Carlotto, a principios de los 80: “Les dije que no tengo ningún chico de los que buscan”, agregó.

"Los juzgados de menores de la época no tenían alzada, una decisión del juez definía el futuro hasta la mayoría de edad, era un modo de intervención perverso", agregó.

También contó que las Abuelas dejaron carpetas amarillas con datos y fotos de chicos buscados, entre ellos Emiliano Ginés, el bebé de 9 meses internado.

“Sobre él había un documento, que ella rompió, esto hacía factible saber quién era y cómo localizar a sus familiares”, dijo la asistente social.

Otro de los casos fue el de Jorgelina Planas, entregada en adopción a un militar de San Isidro y cuyos datos estaban en las carpetas de Abuelas, pese a lo cual la juez no dijo nada.

La testigo reveló además que en al menos ese juzgado se sabía de centros clandestinos de detención durante su funcionamiento: “Hay gente detenida que está en la Cacha”, escuchó decir una vez a Pons, por ejemplo.

Los jueces del tribunal quisieron saber si había vínculos entre jueces de menores de distintas jurisdicciones y preguntaron sobre otros empleados del juzgado, como el actual miembro del Tribunal Oral Federal 3 Guillermo Gordo, ex yerno de la magistrada y ex secretario de su juzgado en esa época.

“Trabajaba con nosotros en el juzgado, primero fue oficial mayor, luego secretario y el papá de Guillermo era general”, contestó sobre el actual magistrado, al tiempo que indicó que “otro de los secretarios era Raúl Donadío, actual juez de menores” en el mismo distrito.

En la dictadura “había ciertos niños que merecían trato diferenciado y eso era no estar con sus familias por ser hijos de desaparecidos o detenidos, porque no merecían criarlos”, concluyó.

Esta fue la segunda vez que Elías prestó testimonio judicial de lo vivido en el juzgado de Pons, adonde fue empleada porque la juez la conocía desde “el jardín de infantes” y había un vínculo familiar, como explicó cuando retrucó preguntas relativas a la falta de denuncia inmediata de lo que sucedía.

“Había un clima de terror, no había ante quien denunciar, la jueza rechazaba habeas corpus, hasta rechazó el de una chica que vivía al lado del juzgado, fue secuestrada y el padre saltó en ese momento la pared para pedir por ella”, agregó.

La testigo ya declaró ante el juez federal Daniel Rafecas en la causa todavía abierta donde se investiga lo ocurrido con los hermanos Ramirez, tras el asesinato de su madre y la detención del padre a disposición del PEN.

sábado, 28 de enero de 2012

VIDAS ROBADAS » Afectados por robo de niños piden una comisión “como en Argentina”

FUENTE:http://sociedad.elpais.com/

Tres asociaciones entregan en la Fiscalía General del Estado 90.000 firmas contra el archivo de casos y reclaman al Gobierno que les ayude a buscar
1.500 casos, tres tumbas vacías y ningún imputado por robar bebés
Las familias claman por sus bebés “robados” en Cádiz
ESPECIAL: Vidas robadas
NATALIA JUNQUERA Madrid 27 ENE 2012
“Me llamo Mabel Escuer, pero no soy Mabel Escuer”, explicaba este viernes una mujer que, tras realizar unas pruebas de ADN, ha comprobado que su madre no es su madre. “Tengo 59 años y hace dos me enteré de que no tengo nada que ver con la familia que me crió. Denuncié mi caso a la justicia, declaré un 12 de julio y el 29 ya lo habían archivado. ¡No hay derecho! Cuando me muera yo quiero que en mi lápida ponga quién soy de verdad”.

Escuer es una de las más de 300 personas que acudieron a la Fiscalía General del Estado para entregar 89.666 firmas recogidas por tres asociaciones de afectados por el robo de niños (SOS Bebés Robados, Anadir y Aberoa). Con ellas quieren presionar a los fiscales para que no archiven más casos, reabran los cerrados y estudien nuevas líneas de investigación. Se quejan de que los fiscales les piden unas pruebas que 30, 40 o 50 años después de los hechos no pueden aportar. “¿Pero dónde se ha visto que sean las víctimas las que tengan que señalar al culpable? ¡No somos detectives!”, clamaba Escuer.

En la misma situación está el presidente de Anadir, Antonio Barroso, que pese a tener un análisis genético que prueba que no es hijo de sus padres, ha visto archivado su caso. “Yo creo que la justicia confiaba en que nos aburriéramos o nos arruináramos, pero no va a ocurrir. Vamos a seguir luchando”, aseguró frente a la Fiscalía General del Estado, donde hace justo un año entregó la primera denuncia conjunta por robo de niños: 261 casos que se han convertido en 1.500. Más de un 20% se han archivado por falta de pruebas.

¿Por qué tenemos que aportar todas las pruebas? ¡No somos detectives!”
“¡Menos mentiras, menos niño muerto! “¡Fiscales y jueces mojaros ya!” gritaban las familias concentradas ante la Fiscalía. Algunas habían viajado expresamente desde Andalucía, País Vasco o la Comunidad Valenciana solo para participar en la protesta. En pancartas, camisetas y carteles escribieron: “Si eres hijo único. Si tus padres son mayores. Si no han tenido más hijos. Si no tienes fotos de tu madre embarazada... puedes ser adoptado. ¡Ayúdanos!”; “Busco gemelo, si te pareces, llámame”; “Te perdí en Cullera. ¡Hijo, búscame!”.

Ante los archivos de las denuncias, el abogado de Anadir, David Serra, propone recurrir a otras vías: “Si el poder judicial no nos sirve, acudamos al ejecutivo y al legislativo. Necesitamos una comisión de investigación a iniciativa parlamentaria, como en Argentina. Esto se puede resolver, pero falta voluntad política”.

Luis Vega, presidente de SOS Bebés Robados de Madrid y padre de un niño que sospecha fue robado en 1977, también propuso un cambio de estrategia: “La justicia, en el sentido más estricto de la palabra, el de que quien la hace la paga, no la vamos a tener. No se va a poder castigar a los culpables, entre otras cosas, porque muchos han muerto ya. Hay que ir a la búsqueda de la criatura”, dijo, refiriéndose a los niños dados por muertos al poco de nacer. “¿Cómo? Cruzando muestras de ADN. Y así, cuando se encuentre a uno de esos niños servirá de hilo para desmadejar el ovillo y llevará a otros, porque se podrá saber cómo fue el proceso de adopción, con quién contactaron esos padres adoptivos, etc. Lo más importante no es castigar al culpable, sino encontrar al niño”, insistió. Vega se reunirá el próximo 6 de febrero con el secretario de Estado de Justicia.

Entre los concentrados frente a la Fiscalía General del Estado, María Esperanza buscaba parecidos. En el bolso llevaba fotografías de sus otros hijos por si entre los afectados allí reunidos se encontraba su hija, nacida, y sospechan que robada, en la maternidad madrileña de O'Donnell en 1973. Su caso no ha sido archivado, pero su declaración ante la fiscal no le dejó buen sabor de boca. “Nos dijo que le extrañaba que no hubiéramos llorado porque todos los demás lo habían hecho”, contaba su marido, José Antonio. “Y yo le dije: ‘lo que pasa es que después de 38 años nos hemos quedado sin lágrimas de tanto llorar”.

120.000 euros en ADN

El Ministerio de Justicia del anterior Gobierno socialista dispuso un banco de ADN gratuito para los afectados por el robo de bebés. “Pero la letra pequeña dice que esas pruebas solo se harán cuando lo ordene una autoridad judicial”, lamenta Antonio Barroso, presidente de Anadir. Como la mayoría de fiscales no tiene con quién comparar el ADN de los padres que acuden a ellos buscando a sus hijos o los hijos que buscan a sus padres, apenas han ordenado análisis en ese banco genético gratuito.
Los afectados han recurrido entonces a laboratorios que ante la gran demanda han terminado haciéndose con un banco de ADN privado para casos de niños robados. “Solo en [la empresa] Genómica los afectados han hecho 1.000 pruebas, a 120 euros cada una, 120.000 euros que hemos tenido que pagar de nuestro bolsillo”, denuncia Barroso.
Soledad Luque, promotora de la recogida de firmas contra el archivo de casos, rogó este viernes que el Gobierno se implique más “para resarcir un daño del que mundo entero se está escandalizando y del que nuestro Estado, sea cual sea el partido que gobierne, debería avergonzarse”.

miércoles, 25 de enero de 2012

Cómo y cuándo decirle a nuestros hijos que son adoptados

fuente:http://www.elheraldo.co

Muchos padres que han tomado la decisión de adoptar un hijo sienten gran incertidumbre y angustia por no saber a qué edad y de qué manera le deben contar que es adoptado.

Algunos, consideran que el no decirle la verdad, evitará sufrimiento e inseguridades en él, dicha opción no debe ser tomada en cuenta como una alternativa viable ya que siempre se le debe decir a un niño su verdadero origen.

Todo ser humano tiene y posee este derecho y, por ende, debe conocer su historia por más dura que sea.

Al no decirle a su hijo la verdad, la vida familiar empezaría y se convertiría en una mentira. Por otro lado, es muy probable que en algún momento dado, toda criatura se entere de que es adoptada. Descubrir semejante mentira, produce desconfianza en los niños y genera muchos problemas en cuanto al desarrollo de la identidad y de las relaciones familiares de este.

Al ocultar un hecho de esta magnitud, estamos transmitiéndole a nuestros hijos un enfoque negativo e inadecuado sobre lo que es la adopción.

Nadie puede culpar a un niño si llega a pensar que ser adoptado es algo humillante e inadecuado cuando sus padres no se lo han contado. ¿Por qué no me lo habrán dicho?

Este interrogante, se plasma en el menor una y otra vez, hasta dañar las relaciones familiares y la expresión de sentimientos genuinos.

Un gran número de especialistas, considera que se le debe decir al niño su verdadero origen cuanto antes.

La edad más recomendada es entorno a los dos años. A pesar de que es importante informar al niño a muy temprana edad, es esencial tener en cuenta de que para ese momento el niño no entenderá el significado de la palabra adopción.

A lo largo de los años, el pequeño irá entendiendo el concepto. A continuación, expondré como cada niño reacciona ante el tema de la adopción de acuerdo con su edad y etapa de desarrollo.

Etapa “Periodo Preescolar”. Comprendida entre los 2 ó 3 hasta los 6 años, aproximadamente.

En esta etapa, los niños no entienden el concepto de adopción. No saben qué significa ser adoptado y por lo tanto no existe sentimiento de pérdida. El niño repite literalmente la historia que le han contado -‘Yo soy adoptado’, ‘Yo estuve en la barriguita de otra mujer’, ‘Yo estaba en un hospital y mis papás me recogieron’, ‘mis papás fueron a buscarme a China, vine en avión’- y la mezcla con otras fantasías.

Dicho periodo, considera la adopción como algo positivo. Los niños se sienten especiales y ven que otros niños no lo son y como no entienden el significado, se consideran únicos y privilegiados. Es común que los niños repitan una y otra vez la historia que le han contado en casa; ya sea a la maestra, a los compañeros de clase, a los amigos e incluso a las personas desconocidas...

Este aspecto, es algo positivo que ayuda a familiarizarse con el tema.

Etapa: Periodo de la Enseñanza Primaria. Comprende de los 6 ó 7 hasta los 11 años aproximadamente.

El niño en esta edad empieza a comprender el sentido de ser adoptado. Concibe la adopción no solo en términos de construcción de una familia, sino también en términos de pérdida para otra. Comienza a asimilar que pueden existir dos madres diferentes. Cobra relevancia el término abandono.

Hacia los ocho años es normal que un gran número de niños muestre ambivalencia ante el hecho de ser adoptados. Esta etapa es muy importante y es en la que los padres deben estar muy pendientes de sus hijos y crear en casa una atmósfera de empatía con sus emociones.

El objetivo es que puedan responder a todas esas preguntas que el pequeño se hace sobre sus padres biológicos e historia pasada.

En el caso de que no muestre interés por hablar abiertamente del tema de la adopción y los padres pueden pensar erróneamente que es algo que no les preocupa, deben preguntarles y hablar con ellos. El que no lo hagan no quiere decir que no lo piensen o les preocupe. Esta es una labor importante de los adoptantes. Si en esta etapa se habla sobre el tema y se genera un clima cálido de comunicación y confianza, se podrá prevenir muchos problemas de crisis de identidad en nuestros hijos adoptados.

Etapa: Periodo de la adolescencia. Periodo de rápidos cambios físicos, hormonales, sociales y psicológicos. Periodo duro para todos los humanos y para un adoptado más. ¿Por qué? Porque comienza a reevaluar la pérdida en términos de identidad: ¿Quién soy? ¿Quién pude haber sido? ¿En quién me estoy convirtiendo?¿Quién sería si no me hubieran adoptado?... Son algunas de las preguntas más frecuentes que se hacen en esta etapa.

4ª etapa: Periodo adulto. En dicha etapa, nos encontramos a dos tipos de adultos; primeramente, está el adulto que, con toda la información que posee, tiene más que suficiente y no necesita más. Por otro lado, está el adulto que aunque ha hablado con sus padres sobre la adopción, desea conocer y saber más sobre su familia de origen y espera llegar a encontrarla.

La meta a la que se desea llegar con cualquier niño adoptado, es que el llegue a aceptar que es adoptado, que un día fue abandonado, no querido por sus padres biológicos y toda su historia -curar la herida del abandono-. Cuando, finalmente, acepta la realidad de su historia, hay un sentimiento de estar completo y de tener raíces.

Texto: María Lourdes Dávila
Consultorio: 3738372
Móvil: 301 548 4893

sábado, 21 de enero de 2012

México: red de tráfico de niños operaría desde hace más de 20 años

El Salvador > Lo del día > México: red de tráfico de niños operaría desde hace más de 20 años
Hasta el momento nueve personas están detenidas: dos hombres y siete mujeres, entre ellas una de 21 años.

Escrito por AFP
Viernes, 20 enero 2012 20:46
La red que traficaba bebés mexicanos hacia el extranjero descubierta la semana pasada en Guadalajara, al oeste del país, estaría operando desde hace más de 20 años, dijo este viernes una funcionaria de la fiscalía estatal.

Blanca Barrón, jefa del Area de delitos sexuales, cometidos contra menores, y violencia intrafamiliar de la fiscalía del estado de Jalisco, indicó que documentos incautados en un despacho de abogados muestran datos de menores "legalizados" por la red ahora desmantelada, que "tiene varios años, desde 1990", funcionando.

"Entre los documentos hay expedientes de los niños que serían dados en adopción, actas de nacimiento y recibos que expedían los encargados de la red a las madres", agregó la funcionaria.

Barrón no pudo detallar cuántos niños en total habrían sido víctimas del grupo y explicó que los miembros del bufete que figuran como sospechosos están fugitivos.Entre los países que tuvieron como destino esos niños figuran Irlanda e Italia, se indicó.

Cuatro bebés de 10 recuperados por las autoridades al parecer sufrieron algún tipo de abuso sexual y Barrón dijo que "se está investigando" quienes fueron los responsables de los delitos.

Hasta el momento nueve personas están detenidas: dos hombres y siete mujeres, entre ellas una de 21 años denunciada por familiares cuando intentaba negociar a sus dos hijos, lo cual abrió la puerta al inicio de las pesquisas.

Las mujeres, según la investigación, recibían a los niños de las madres a quienes durante el embarazo les entregaban 1.200 pesos (unos 88 dólares) semanales, así como asistencia médica.

Además, 15 irlandeses presentaron declaración ante la fiscalía, aunque ninguno figura como sospechoso pues se estima que desconocían que el proceso no era legal. Aún no se logró determinar cuánto habrían pagado las parejas irlandesass por los niños en adopción.

miércoles, 18 de enero de 2012

Rescatan en Jalisco a 10 bebés víctimas de red de traficantes en Jalisco (Mexico)

Vendían a los menores en 15 mil dólares mediante adopciones ilegales

Guadalajara, Jal. Al menos 10 niños que no superan dos años de edad fueron rescatados en la semana reciente por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), que investiga la operación de una presunta red de tráfico de menores que por medio de adopciones ilegales vendía niños en 15 mil dólares a parejas irlandesas. Seis mujeres que trabajaban de nanas de los infantes permanecen arraigadas.

Este martes el agente del Ministerio Público decidió solicitar el arraigo contra tres detenidas el fin de semana –identificadas como María Félix Sandoval Luna, Marina Elizabeth Estrada Sandoval y Laura Altagracia Estrada García–, quienes afirmaron desconocer que su labor era ilícita, pues ellas sólo cuidaban a los menores.

Otras tres, que supuestamente eran enlace entre las mujeres que entregaban sus hijos y la red que operaba las adopciones, están arraigadas desde la semana pasada y fueron identificadas como Cecilia Velázquez Díaz, Silvia Guadalupe Soto Abundis y Guadalupe Lizeth Bosques Montaño.

Todos los menores fueron remitidos al Hospicio Cabañas. Además se comprobó que de los 10 pequeños, cuatro tienen evidencias físicas de haber sufrido abuso sexual.

La pesquisa se extendió al estado de Colima, desde donde se realizaban los trámites de la supuesta adopción de los bebés, que podría ascender a 50 casos.

La presunta red de tráfico de menores fue detectada por la policía de Zapopan a principios de mes, cuando tras la denuncia de una madre afectada se detuvo el 8 de enero a las tres primeras mujeres, luego que una intentó vender a una niña en Zapopan. Se les aseguraron además contratos para rentar niños.

Según las investigaciones, la supuesta renta de infantes era para realizar sesiones fotográficas y durante 15 días la madre no podía ver al menor, por el cual cobraba 10 mil pesos.

Según las declaraciones de las arraigadas el modo de operar era así: primero se contactaba a las madres solteras mediante anuncios en diarios o en publicidad fija en las estaciones del tren eléctrico, en la cual se pedía a las madres no abortar y que se les ayudaría económicamente para llevar su embarazo, pero al nacer los pequeños serían dados en adopción.

El apoyo consistía en mil 200 pesos semanales. Cuando nacía el menor se les señalaba que iba a ser utilizado en campañas publicitarias contra el aborto. En los 10 casos se ha documentado que los menores tenían adopciones ilegales en proceso.

Ninguna madre ha sido detenida, pues todas coincidieron en que se les djo que la adopción sería legal, con trámites en Colima.

Luego los niños eran entregados a parejas de irlandeses radicadas en Ajijic –junto al lago de Chapala–, a las que presuntamente les hacían creer que todo era parte de un proceso de adopción que se estaba tramitando en Colima.

lunes, 16 de enero de 2012

Un bebé fue abandonado en cercanías a la plaza 25 de Mayo de Resistencia

FUENTE:http://www.24siete.info
Domingo, 15 de Enero de 2012

Un bebé fue abandonado en cercanías a la plaza 25 de Mayo de Resistencia.
Fue hallado por la Policía sano y salvo. Tras ser examinado el medico de turno adujo que gozaba de buena salud.

Este sábado, en horas de la siesta, personal policial de la División Vigilancia Céntrica, logró hallar a un bebé de un mes de vida, el cual había sido abandonado por su madre en inmediaciones de la Plaza 25 de Mayo de esta ciudad.

Tras los datos obtenidos los uniformados informaron que, mientras la instrucción patrullaje en micro-centro, fueron alertados de que una criatura de pocos meses de vida habría sido abandonada en inmediaciones de la plaza en cuestión. Inmediatamente arribaron hasta allí y luego de una exhaustiva búsqueda lograron hallarla junto a una mujer quien adujo que instantes antes una joven mujer le entregó la criatura y se alejó rápidamente del lugar.

Seguidamente, un joven de 18 años, junto a una mujer de 32, se hicieron presentes manifestando ser el padre y su abuela.

Posteriormente, todos fueron trasladados al servicio de medicina legal para luego ser llevados hasta el Departamento Tratas de Personas quienes donde se instruyen actuaciones de rigor inherentes al caso.

La primera foto es ilustrativa y la segunda pertenece al bebé abandonado, su padre y su abuela.

sábado, 14 de enero de 2012

La historia del primer hombre soltero que adopta un hijo en Chile

Fuente:Diario La Tercera Chile
La historia del primer hombre soltero que adopta un hijo en Chile



Pablo Estrada (40) no tenía planes de ser papá, pero conoció a Andrés (6). Pese a que la ley de adopción prioriza los matrimonios, dio la pelea un año y medio, hasta convertirse en su papá. Es el primero que lo logra.

por Paulina Sepúlveda / José Miguel Jaque Fotos: Jorge Fulca
PABLO no recuerda detalles. No se acuerda cuál fue el tema de conversación. De hecho, duda si hablaron de algo. Ni siquiera sabe la fecha exacta. A grandes rasgos, cuenta que esa tarde de 2008 llegó hasta la Escuela de Lenguaje Angeles, en la comuna de Providencia, porque Ena, su polola y profesora de ahí, le quería presentar a un niño. Le había hablado demasiado de él. De cómo pasó de ser un "cabro insoportable", a un niño con el que se había enganchado. Y más por la insistencia de ella que por propio convencimiento, Pablo esperaba en el patio a ver quién era ese mocoso que le robaba las conversaciones con Ena. Cuando ella llamó a Andrés, Pablo vio una cosa rechoncha de tres años, rapada casi al cero, que saltó temerariamente por una ventana y que no le dijo ni hola. Fue directo a abrazarlo.

El abrazo lo recuerda bien. Fue efusivo. Muy apretado. "Me descolocó. Fue una cuestión de piel", dice Pablo a cuentagotas. Pasados unos minutos, se subió a su camioneta y manejó de vuelta al trabajo. Seguía descolocado. La historia cuenta que casi tres años después de ese abrazo, ese niño rechoncho, como lo describe, se convirtió legalmente en su hijo. Pese a que la paternidad no estaba en sus planes inmediatos, dio la pelea por ese niño y se convirtió en el primer hombre soltero que adopta a un niño en Chile.

Pablo (40 años, arquitecto) no es el primer hombre soltero en Chile que pide adoptar a un niño. Pero es el primero que lo logra. El año pasado, 1.100 personas asistieron a las charlas informativas, primer paso en el proceso de adopción. Apenas ocho (0,72%) correspondían a hombres solteros. Las mujeres solteras tienen mayor presencia. De hecho nueve de ellas lograron adoptar en 2009, lo que correspondió a apenas un 2,1% del total de enlaces en el país. En 2010 llegaron a sólo a seis y el año pasado, a 12. "A mí me hicieron dos veces los exámenes sicológico y social, para elaborar mi informe. Me imagino que no es normal y, tal vez como soy soltero, querían probar si estaba realmente interesado en adoptar a Andrés", cuenta Pablo. De hecho, le repetían insistentemente si estaba seguro de tomar solo esa gran responsabilidad.

Días después de esa primera visita de Pablo, con Ena resolvieron ir a visitar a Andrés dos veces por semana. Cada miércoles y viernes, Pablo jugaba con él en el patio de la residencia del Sename donde vivía el niño. Por su trabajo, Ena iba sólo los viernes. Pasado un año, la pareja pidió autorización para sacarlo de la casa por un rato. Para la primera ocasión, eligieron el zoológico del cerro San Cristóbal. Fue una tarde estupenda, pero dejarlo de vuelta complicó la jornada. "El quedó llorando, pegándose cabezazos contra la pared. Los niños del hogar hacen mucho eso. Dejarlo así fue doloroso".

A sus tres años de entonces, Andrés había sumado más capítulos dolorosos de los que debería. Fue un niño prematuro. Su madre abusó del alcohol y las drogas estando embarazada. Pesó apenas un kilo y medio al nacer. Fue operado de un riñón siendo una guagua. Pasó internado por numerosos problemas respiratorios. Y tuvo secuelas. Según los informes médicos, Andrés tenía retraso en el desarrollo sicomotor. Le costó más aprender a hablar y a caminar. Pero nada que a Pablo le hiciera cambiar de opinión.

Andrés cumple años el 21 de enero. Poco antes de ese día, en 2010, Pablo y Ena tuvieron una breve conversación que se resumió en una frase: llegó el momento. "Cuando empecé a visitarlo no tenía una idea fija en la cabeza, pero sabía que íbamos a alguna parte. No me veía dejándolo ahí y siguiendo nuestra vida. Habría sido un daño tremendo para él. Y para nosotros", cuenta.

Pablo y Ena decidieron comenzar los trámites como pareja, pero al poco tiempo, Ena se bajó. La enfermedad de su único hermano la llevó a replegarse con su familia y se distanciaron. El proyecto para quedarse con Andrés parecía quedar en nada.

Sala de espera

Pablo tenía que decidir. Si dudaba mucho tiempo, Andrés podría ser llevado a otra casa del Sename, porque ya no estaba en edad para estar en esa residencia. Era como perderle la pista y todo el trabajo hecho. "Yo trataba de que Ena siguiera involucrada, pero llegó un punto en que tuve que seguir solo", dice. Así lo hizo.

"No me sentía en desventaja con los matrimonios que adoptan. Asumí que sería así. De hecho, tenía algunas ventajas. Con Andrés tenemos una afinidad que no iba a tener con nadie más. Y el primer año me estaba diciendo papá. Si en la residencia del Sename lo dejaban decirme papá, no creo que le hubieran presentado a otras familias. De alguna manera, me fueron dando a entender que Andrés era mío… y después me lo dijeron algunas tías", cuenta.

No sería tan fácil. La madre biológica apareció en escena. Al poco tiempo de que Pablo iniciara los trámites de adopción, la justicia la llamó por una revisión interna. "Si ella aceptaba verlo, podía echar todo el proceso a perder. Afortunadamente, no quiso. Fue un gran susto", cuenta. Sin embargo, ella no quiso verlo. Y cuando Andrés fue declarado susceptible de adopción, Pablo respiró aliviado.

La relación que establecieron Pablo y Andrés dejó atrás las preferencias de la ley de adopción. Rolando Melo, director nacional del Sename, lo deja claro: la prioridad recae en los matrimonios nacionales y, según la ley internacional, le siguen los matrimonios extranjeros. Luego, la lista corre, hasta llegar a los divorciados y los solteros. Pero Pablo empezó al revés: primero conoció a Andrés, se encariñó con él, decidió adoptarlo y empezó los trámites. Fue su papá dos años antes de que la jueza del Primer Juzgado de Familia firmara la sentencia.

Nueva familia

Los juguetes de Andrés están perfectamente apilados en una repisa de cuatro cubículos. En la parte de más arriba están los nueve peluches donde destacan dos Barneys. Al lado, los autos: Rayo Mcqueen, un Fórmula Uno, un carro de bomberos y otro lote más. Abajo, hay un zoológico completo de animales de goma. Y a su lado, los superhéroes. "Como es pillo, cuando empecé a llevarlo a mi casa los fines de semana se llevaba un juguete de la casa del Sename. Cuando lo iba a dejar, le decía que lo devolviera… pero él me decía que después. El intuía que esa sería su pieza definitiva. Ahora está llena de juguetes", cuenta.

En un pasillo de la casa hay un reloj que no da la hora, pero que, de fondo, tiene una foto de Pablo y Andrés. En el living hay sólo tres fotos. En la tres aparece Andrés. En una imagen está abrazando a Pablo. En otra, al lado de un Tyrone de cuerpo entero (personaje de la serie infantil Backyardigans). En la última, aparece con los papás de Pablo.

Andrés pasa estos días de calor en Villarrica, en la casa de sus abuelos. Fue el último en llegar a la familia, pero es el nieto mayor. Le siguen dos niñas. Pablo cuenta que se llevan bien con sus primas y que Andrés sigue a su abuelo donde vaya. Sus papás han jugado un papel clave, dice. Y, ahora sí, recuerda una conversación: "Ellos me dijeron que no se esperaban mi decisión, pero que estaban orgullosos. Están felices".

Sus papás llegaron a Santiago el 4 de octubre del año pasado, para acompañarlo en el juicio de adopción. Pablo tenía la guata apretada, pese a que desde hacía un año Andrés se iba todos los fines de semana a su casa. Se sentía papá desde hacía tiempo. Pero algo podía salir mal. "Yo pensaba que si no me lo entregaban, lo iba a seguir buscando. Tarde o temprano iba a cumplir 18 años y se iba a ir conmigo".

Nada salió mal ese día. Andrés hizo su parte: entró gateando a la sala y los hizo reír a todos. Para él también fue un trámite: le preguntaron si quería vivir con el que ya era su papá. "Estuvo solo con la jueza. Pero no fueron más de dos minutos". Después de eso, el Primer Tribunal de Familia le dio vida legal a la nueva familia. "Somos tal para cual. Era imposible que a alguien se le ocurriera separarnos".

Ese día hubo un asado en su casa. Algo simple porque era día de trabajo. Pero emotivo. Estaban sus papás, sus hermanos, algunos amigos y también llegó Ena.

Los apellidos

"Le pregunté a Ena si quería ser la mamá de Andrés y me respondió que sí", cuenta Pablo. Ellos están intentando recomponer la relación y ella se está involucrando cada vez más en esa tarea. En las próximas semanas, Andrés llevará los apellidos de él y de ella: Estrada Méndez. Mientras eso pasa, Pablo y Andrés siguen su rutina. En marzo empezará primero básico, en un colegio con un proyecto de integración en La Florida. Ahora que está de vacaciones, Andrés se levanta casi a las ocho de la mañana. Va a la pieza de Pablo y le pide ver monos en la tele. Pablo le dice que le diga buenos días primero. Andrés lo dice y pone Discovery kids.

Cuando a Andrés le preguntan por su papá, él dice que sólo trabaja y ve fútbol. Nada más. El ha tratado de hacerlo hincha de la "U". Además de un león de peluche, le tiene una bandera gigante en la pieza y lo ha llevado al estadio. Pero Andrés se aburre. Empieza a pasearse por sus piernas, se va a la escalera y va saludando uno a uno a los carabineros. "Hola tío", les dice. Es que hay partes de su pasado que Andrés no olvida. Como a sus amigos. Por eso, cuando los compañeros de colegio de Pablo le dieron una bienvenida y lo taparon a regalos, Andrés no se volvió loco con ellos. "Me dijo que estaba feliz porque había vuelto a tener amigos. Echaba de menos a los niños del hogar".

Pablo dice que le gustaría tener más hijos. De hecho, siempre pensó que tendría muchos hijos. Pero la paternidad se le dio de manera impensada. "Nos conocimos con Andrés nomás. Y ahora es mi hijo. Me tocó conocerlo en un lugar inesperado".

(El nombre del menor fue

cambiado a petición del papá)

El milagro de la adopción

Fuente:ELHERALDO.CO
He escuchado a muchos decir que el verdadero amor se conoce al tener un hijo. Y que esa es la ilusión de casi todos los hombres y mujeres. Ese mismo sueño vivían los esposos Knowles y no lo habían podido hacer realidad sino hasta después de 10 años de matrimonio.

Rebeca y Brian son católicos y se conocieron en una iglesia en Estados Unidos. Ambos quedaron flechados al conocerse, decidieron unir sus vidas con la intensión de en un futuro poder llegar a ser padres. Pero las cosas no sucedieron de esa manera a pesar de que no evitan quedar embarazados.

Un sin número de estudios fueron necesarios para determinar que no serían padres, al menos no biológicos.

Rebeca es barranquillera y reside en Miami desde hace más de 22 años, compone e interpreta sus propias canciones desde los 16 años y habla a millones de personas todos los días a través del segmento radial y televisivo Un minuto con Dios, que se escucha en más de cuatro mil estaciones de radio en 34 países.

Ella y su esposo Brian son los anfitriones del programa de radio y televisión Matrimonios saludables a través del cual han ayudado a miles de parejas en conflicto, “lo cual no quiere decir que nosotros mismos no los tengamos y no hayamos superado varios”, afirma esta barranquillera que ahora vive feliz con los cuatro miembros de su familia.

Sí, cuatro miembros. Porque es que Rebeca y Brian ahora son padres de dos lindos niños. Una llamada telefónica de un amigo que les pedía consejos sobre la adopción les abrió los ojos hacia este tema: “fue el llamado de Dios”, afirma esta escritora y conferencista de pareja que actualmente ha escrito 4 libros, uno de ellos llamado El milagro de la adopción.

David, tiene en estos momentos 8 años y Julia 7, ambos son de Rusia y fueron adoptados a los 2 y un año respectivamente.

Transitar por el camino de la adopción le ha enseñado a los Knowles más de una lección sobre el amor de nuestro Padre Dios hacia sus hijos adoptivos y ha llenado su alma con recuerdos, palpitaciones de amor y un embarazo directamente en el corazón.

“Todos podemos identificarnos con la experiencia de la adopción, después de todo, nosotros hemos sido adoptados. Pero, ¿hemos entendido todos los detalles de nuestra adopción? Julia y David se adoptaron como hermanos, nosotros los adoptamos como hijos, pero ellos también nos adoptaron como padres. Es un mutuo acuerdo”, dice Rebeca.

Esta es la manera como esta pareja, al observar a sus dos hijos, Julia y David, correr y jugar cerca a ellos, llegaron a una comprensión más profunda del amor que tenemos todos para dar. Y es ese sentimiento el que los inspira para guiar a otras parejas sobre el tema de la adopción. “En el mundo existen 145 millones de huérfanos que necesitan de mucho amor y nuestro proceso de adopción se convirtió en una cruzada a favor del bienestar de niños que se sienten y están solos”, afirma quien actualmente facilita conferencias a empresas, organizaciones cívicas y religiosas sobre temas relacionados con el matrimonio, adopción, y el liderazgo. GC

Sobre la adopción...
“Nuestra necesidad de ser padres no es nada comparada con las carencias de los niños”.

Sobre el amar...
“Amar es cuando puedes salir de ti mismo y ver el dolor del otro y querer abrazarlo”.

Texto
Angélica Conrado Cúdriz
angelica.conrado@elheraldo.com.co