viernes, 28 de diciembre de 2012

El registro de adopciones ya es ley


La Legislatura aprobó fortalecer el sistema actual con más profesionales para asesorar, evaluar y hacer un seguimiento de quienes deseen adoptar un chico. Además, con la norma, Mendoza adhiere al registro nacional y no hará falta anotarse en otras provincia.

Ignacio de la Rosa - idelarosa@losandes.com.ar

Grandes protagonistas fueron los profesionales del Registro Único de Adopción (RUA) y del Equipo Interdisciplinario de Adopción (EIA), que desde hace 12 años vienen trabajando en conjunto por medio de una Acordada con el Poder Judicial de la provincia a la hora de procesar los trámites en Mendoza. También fueron oídas las organizaciones -gubernamentales y no- que han nacido con la única finalidad de acompañar y asesorar a los matrimonios y particulares que estén con planes de adoptar un niño, especialmente en la etapa más dura e imprevisible que es la espera.

Finalmente, Mendoza cuenta con una ley de Registro Único y Equipo Interdisciplinario de Adopción, norma aprobada en la Legislatura el miércoles que, si bien no implica grandes cambios formales con el mecanismo con que se trabaja actualmente por medio de una Acordada, lo refuerza dándole rango de ley.

Entre sus aportes más importantes, la ley permite que Mendoza adhiera al registro nacional de adopción (unificando base de datos, tanto de padres en espera como de chicos en adopción), delimita un trabajo conjunto entre los tres poderes (Ejecutivo, Judicial y Legislativo) y prevé un fuerte trabajo de seguimiento.

“No se van a acortar directamente los plazos, porque eso seguirá siendo algo que dependa de factores que no se pueden manejar. Pero al tener un marco legal y no tratarse ya de una Acordada, no queda lugar a dudas y se plantea la conformación de un nutrido equipo de profesionales”, destacó la autora del proyecto que hace dos días se transformó en ley, la diputada Sonia Carmona (PJ).

Actualmente en el RUA y el EIA, los dos organismos encargados de las adopciones en Mendoza (y que -según Carmona- “vienen haciendo un trabajo impecable desde hace 12 años, pero con pocas personas”) se desempeñan cinco profesionales. Mientras, en la provincia, 550 personas están en lista de espera aguardando poder adoptar un niño.

“Esta ley fue producto de una lucha que encaramos los padres adoptivos, los que ya pudimos adoptar y quienes todavía están en espera”, agregó a su turno Antonio Romeo, padre adoptivo de dos chicas de 20 y 13 años.

Ahora es ley
Si bien el mecanismo y el procedimiento de trabajo será el mismo que aplicadamente seguían el RUA y el EIA (trabajando en conjunto), la ley incluye a los dos equipos de trabajo y regulará su labor, que hasta el momento se desarrollaba por medio de una Acordada con el Poder Judicial.

“Antes uno era complementario del otro. El proyecto fue propuesto por los padres que están esperando y quienes ya adoptaron y se dio en noviembre del año pasado, cuando (el vicegobernador, Carlos) Ciurca era ministro de Desarrollo Social. En ese momento las agrupaciones de padres se mostraron preocupadas y molestas por las demoras para poder adoptar y por eso propusieron que se sancionara una ley”, destacó Carmona en diálogo con Los Andes.

Según explicó la legisladora, con la ley el Estado tendrá intervención en el proceso por medio de la Dinaf, los municipios y se trabajará codo a codo con los Juzgados de Familia (Poder Judicial) y el Cuerpo Auxiliar Interdisciplinario de esas dependencias.

“Cada uno aportará lo suyo desde su espacio y además se podrán crear otras circunscripciones para acelerar lo máximo posible el proceso. La ley establece la creación del Concejo Asesor Mixto Sobre Adopción y Familia (Camisaf), que funcionará en la órbita del Poder Judicial y estará integrado por un representante de la Dinaf, uno del órgano administrativo, un juez de Familia, un asesor de Menores, un representante del Registro Único de Adopción y un representante del EIA. Tendrán presencia además dos integrantes de organizaciones de la sociedad civil y un miembro del Consejo Provincial de Niñez y Adolescencia”, se explayó Carmona.

Para María del Carmen San Martín, directora del RUA, la ley también se sanciona en un momento oportuno, principalmente para reforzar la cantidad de profesionales que tienen a su cargo los procesos.

“El trabajo va a seguir haciéndose igual que como lo venimos haciendo, pero ahora ampliado con organizaciones gubernamentales y que no lo son y que trabajan con la niñez. La ley propone nuevos profesionales para todas las etapas, incluyendo el acompañamiento al matrimonio hasta que pueda adoptar finalmente. Es una buena noticia y nosotros estábamos detrás de esto hace mucho. Actualmente, entre el RUA y el Equipo Interdisciplinario somos cinco profesionales: dos psicólogos, dos trabajadores sociales y un médico del Poder Judicial. Ahora tenemos que definir qué cantidad de profesionales se necesitan para optimizar”, agregó San Martín.

En esa sintonía, Carmona indicó que la ley apunta a ampliar el equipo de trabajo. “Hoy no son muchos y, por momentos, garantizar el proceso de seguimiento de cada caso es muy complicado pero, con participación de todas las partes, puede hacerse un poco más dinámico”, indicó la diputada.

Registro nacional
La norma sancionada tiene un agregado que es uno de los más importantes: Mendoza adhiere a la Ley Nacional de Adopciones (25.854). Esto significa que tanto la lista de padres que esperan para poder adoptar un hijo como los chicos que esperan una familia en Mendoza, van a incorporarse a los listados de las otras provincias adheridas a la ley nacional. “Ahora los padres no van a tener que anotarse en distintas provincias esperando que les aprueben una adopción sino que, con anotarse en Mendoza, sus datos van a estar accesibles para otros lugares. Lo mismo va a suceder con los chicos que están en adopción”, explicó la autora de la ley.

Sobre este tema, la titular del RUA explicó que “al estar en el registro nacional, los jueces de Familia de todas las provincias adheridas van a poder acceder al listado de todo el país para buscar si hay alguna posibilidad de adoptar a un chico o que éste encuentre una familia. Primero se va a priorizar la zona. Esto significa que un juez de Mendoza, de no encontrar opciones en la provincia, seguirá en los listados de San Juan y San Luis y así irá expandiéndose”.

“Al no estar adheridos al registro nacional, las parejas mendocinas tenían que hacer ‘turismo de adopción’. Ahora no será necesario ya que van a poder acceder a las listas de otros lugares”, cerró por su parte Romeo.

La importancia del acompañamiento


El proceso de adopción consta de tres etapas principales, siendo las dos primeras las más ágiles y simples. La primera es la de la inscripción en el registro único, trámite que apenas toma unos minutos. Luego se procede a la evaluación psicológica de la pareja que tiene intenciones de adoptar y que, según los especialistas. difícilmente traspasa los dos meses.

Lo que realmente se torna interminable, y que para algunos matrimonios parece "una vida entera", es la espera hasta que puede encontrarse con su hijo. Más teniendo en cuenta que es una variable por demás irregular y que depende de las circunstancias.

Teniendo en cuenta esta realidad, a la que se quiere contrarrestar con la ley, es que también se ha previsto la creación de un equipo de seguimiento a padres para que durante la espera se los vaya asesorando y apoyando en lo que necesiten. "Sería un espacio de sostén, de charlas para bajar la ansiedad lógica", destacó la autora del proyecto que ya es ley, Sonia Carmona.

Antonio Romeo vive en Guaymallén y en 2005 adoptó a dos hermanas adolescentes: Estefanía y Gimena. Actualmente las chicas tienen 20 y 13 años respectivamente y viven con sus "padres". Pero Romeo recuerda como si hubiera sido ayer la angustia de la espera.

"Cuando nos inscribimos con mi mujer notamos que había un fuerte vacío en la espera. Nos dejaron solos y entendimos por qué mucha gente caía en la ilegalidad para adoptar u optaba por irse a otra provincia. Por eso es que ahora, con las organizaciones que hemos pedido por esto, vamos a estar para dar contención y apoyo a los padres mientras estén esperando", contó el hombre, miembro de la Red Argentina por la Adopción.

En tanto, se mostró muy contento con la ley. "Esto empezó en noviembre del año pasado cuando hicimos la convocatoria para la ley. Lo bueno es que nos hicieron parte para poder opinar y ya no será más una Acordada. Es para celebrar que el Ejecutivo haya puesto la temática de adopción en la agenda. Me emocionó mucho que oficialismo y oposición se pusieran de acuerdo para aprobar esta ley, que pone a lo humano por sobre lo político", se sinceró Romeo.

"Esto va en concordancia con la reforma del Código Civil y es nuestro próximo objetivo. Esto realmente va a acortar los tiempos. Sabemos que esto no termina acá, sino que recién empieza", sentenció.