lunes, 28 de marzo de 2011

Piden federalizar el debate por una ley de Adopción


Los padres adoptadores presentaron una propuesta aprovechando que la Presidenta alentó cambios a la norma.
El hecho de que la Presidenta alentara tiempo atrás los cambios a la ley de Adopción, muchos grupos han comenzado a entregar sus propuestas con el fin principal de que se mejore el acceso y la tenencia de hijos no naturales y de que se terminen las injusticias.
Al menos así lo han planteado los miembros de la Red Argentina por la Adopción, quienes trabajan por una adecuación de la normativa y luchan contra la apropiación ilegal de niños, con resonantes casos, algunos de los cuales Ciudadano ya ha dado cuenta en ediciones anteriores.
Según Antonio Romeo, uno de los fundadores de este grupo nacional, “los legisladores deben comprender la cuestión de los niños adoptados y el debate debe ser federal". Esa es la razón que encuentra para hacer el planteo en el Senado de la Nación.
Así, la Red le envió al presidente de ese cuerpo, el vicepresidente Julio Cobos, una carta en la que plantea la propuesta. “Nos dirigimos a usted como padres adoptivos y militantes de los Derechos del Niño, con el fin de solicitarle tenga a bien atender nuestras sugerencias previas o simultáneas a la tarea legislativa, atento que es inminente el tratamiento en ambas cámaras de la reforma de la ley de Adopción", dice el escrito presentado.
En él, Romeo, junto a Elina Giffoni, su esposa, le pide a Cobos “que las audiencias públicas sean federales y que se realicen en las provincias", comparando la situación con la que se dio para la discusión del matrimonio igualitario.
Además, los militantes solicitan “que se invite a los legisladores de provincias que hayan presentado propuestas para mejorar el sistema de adopción".
En Mendoza, el diputado Andrés Marín (UCR), ha presentado un proyecto sobre la búsqueda gratuita de datos genéticos para que los adoptados puedan conocer su origen biológico.
Los padres adoptadores también piden al Congreso que se conforme una “comisión bicameral", con la idea de que “se logre un criterio único", lo que facilitaría el tratamiento legislativo. Esto, a raíz de que son varios los proyectos presentados tanto en Diputados como en el Senado.
Además, la Red quiere que la convocatoria a las audiencias se realice con publicaciones en los medios de comunicación masiva y “por las redes sociales, con suficiente anticipación y reiteración".
En esto es destacable que la Red se vale de la red social Facebook para hacer la mayoría de sus presentaciones y convocatorias. Así, la responsabilidad de estos padres va más allá del mero reclamo, ponderando su tarea. “Es valioso el aporte que pueden hacer las ONG que trabajan en la temática de la adopción en todo el país", enfatizó Romeo, esperanzado en que la nueva ley mejore la situación de miles de adoptados. / Horacio Meilán

jueves, 24 de marzo de 2011

21/03/2011 - Adoptaron dos chicos Down y pelean por un tercero (Santa Rosa-La Pampa)

Tienen cuatro hijos biológicos y otra adoptiva. Los Lonegro decidieron darle “una familia a alguien que lo necesite”. Eligieron a Lola y Ale, y buscan la adopción plena de Tobías. Dicen que criarlos es igual que con un nene normal, pero con más atención.

Clarìn.com Sociedad


A la felicidad hay que buscarla. Perseguirla, trabajársela. Ana y Mario Lonegro la encontraron allí donde otros ven sólo desdicha : tienen cuatro hijos propios y otros cuatro adoptados, tres de ellos con síndrome de Down (uno todavía en un largo trámite legal); las ocho siluetas de plata que cuelgan del collar de esta mamá.
Se conocieron en Buenos Aires en 1979, donde Ana (53) ya era maestra jardinera y Mario (51) estudiaba arquitectura. Ambos crecieron cerca de familias numerosas.
“Me apasionaba la de mi primo Gabriel, que son seis hermanos” , cuenta Ana. Mario tiene un matrimonio de tíos con discapacidad motriz, que adoptaron a sus tres hijos.
“Poner lo que vos tenés a disposición de alguien que lo necesita, nos pareció lógico y sencillo. Somos de charlar mucho, y ante la posibilidad de que los hijos no fueran biológicos, la opción de la adopción estuvo charlada antes de la convivencia”.
Llegaron tres varones. Tomás tenía 6 años, Pedro 4 y Sebastián, un año y medio, cuando reflotaron la idea de “dar una familia a alguien que lo necesita” . Cuando se anotaron, sólo pidieron que el niño o niña no superara los 6 años, para ensamblar con los propios.
“Jamás preguntamos si tenían sida” .
A los dos meses –el 8 de marzo de 1990– llegó Soledad, de 3 años y medio.
“Era pequeña, por problemas de desnutrición. Se comía los crayones. Hablaba muy rápido y no se le entendía nada. Era muy ágil” , recuerda Mario.
“Enseguida armaron equipo con Seba” , cuenta Ana.

Conseguir la adopción plena llevó seis años.
Tiempos durísimos para esta madre y este padre, sin cobertura social para una hija con un problema nefrológico, por el que debieron llevar al cirujano hasta el juzgado, para que autorizara la operación que lo resolvió. Entretanto, intentaron “el último tiro”, dice Seba, para ver si venía la nena. Y vino Mariana, hace 18 años.
“La adopción de Sol me generó un sufrimiento tremendo –evoca Ana–.
‘Yo no le estoy robando el chico a nadie’, le dije a la asistente social. ‘Tenemos cinco y estamos cubiertos. Llamanos sólo cuando haya un chico realmente necesitado, que no lo quiera nadie. Por ejemplo, que tenga una discapacidad’” .
Así llegó Lorena. Sin estimulación temprana, a punto de cumplir 5 años usaba pañales, apenas caminaba, no veía (su visión es del 30%, pero no tenía anteojos), ni hablaba.
“Tuvimos que salir a buscar chicos con síndrome de Down para mostrarles a nuestros hijos y explicarles”.
Lola –como le dicen– tenía 8 años cuando llamaron del juzgado de menores. Alejandro, de 8 meses, estaba con una familia sustituta que lo había atendido muy bien.
“Ya estábamos agrandados, el síndrome de Down no nos era desconocido” , sonríe Mario.
“Para las nenas era un juguete” , recuerda Ana.
Su llegada provocó reacomodamientos entre los hijos, que pujaban por mantener su lugar en el afecto de mamá y papá.
“No eran sólo hermanos discapacitados sino hermanos adoptados –reconoce Seba–.
Me costó aceptarlos, a todos. Pero después, para mí era un orgullo tener muchos hermanos” .
“Mis amigos me preguntaban, y yo les respondía. Y siguieron viniendo a casa, y siempre tuvieron muy buena relación con nuestros hermanos” , comenta Pedro.

Una casa en la que no sobra la plata.
Se nota en los muebles atestados, y en los rincones optimizados para que cada uno tenga su espacio. Mario enseña física y matemática en escuelas secundarias, y los encargos como arquitecto e instalador de gas son un extra.
“Tuvimos épocas tremendas, a punto de perder la casa –admite Ana–.
Estamos juntos, que es lo importante; el resto va y viene” . Una casa donde también hay lugar para plantas y bebederos para los colibríes.
Al no haber especialistas en síndrome de Down en La Pampa, en 2004 se juntaron con otros padres.
“Formamos la Asociación Caleuche y comenzamos a investigar. Vamos a dar charlas, a mostrar que no es un drama. Es lo mismo que un chico normal, pero por más tiempo” (ver Un secundario...)
A tal punto, que hace tres años y medio, cuando los llamaron por otro bebé Down, de un mes de vida, “lo charlamos bastante y dijimos que sí ”. Ya no eran tan jóvenes, y estos hijos demandan la atención de profesionales, dos o tres veces por semana: kinesiólogo por ser hipotónicos, fonoaudiólogo por la afectación de la zona del habla, psicopedagoga, oculista cada seis meses, cardiólogo para el más pequeño. A Ana le gustan las manualidades.
“Recién hacía un año que había retomado sin que Ale se comiera mis elementos de trabajo. Me dije: si la Virgencita me lo mandó, es por algo”.
Tobías es un simpático torbellino que aún no habla, pero se hace entender.
“La semana pasada lo bajamos del techo. Nos mantiene superactivos”.
Sin embargo, no es un hogar caótico. Y tres de los mayores, que por estudio o trabajo ahora están lejos de Santa Rosa, extrañan hasta las lágrimas a los pequeños.
Aunque hace más de tres años que Tobi está con los Lonegro, recién son apenas familia sustituta y el benjamín no tiene obra social.
Los trámites para lograr la adopción plena van para largo, pero no piensan aflojar.
“No es resignar: es elegir” , aclara Mario.
“Yo lo elegí –completa Ana–.
Entonces, ¡a tomarlo con alegría!” .
Sibila Camps

LA MEMORIA (León Gieco)

lunes, 14 de marzo de 2011

Convocatoria a formar grupos sobre Adopción (ciudades varias)


Dirigido a los papás y/o mamás adoptivos o en espera y a todos los interesados en la temática.
Esta invitación está hecha en el marco de la necesidad y el aporte que significa tener un grupo de referencia donde poder encontrarse con pares de la misma zona, provincia o ciudad. Pedimos replicar este pedido, difundirlo y acercarlo a todos los que creamos puedan sumarse y/o multiplicar esta convocatoria.

A todos los que deseen iniciar un grupo en su ciudad y quieran difundirlo aquí, pueden pasarnos sus datos a www. serfamiliaporadopcion.org  de la página. Es cuestión de animarse e intentarlo, muchos estaremos apoyándolos!
ENTRE RÍOS 
En Paraná, Paraná Campaña y zonas aledañas
Contacto: Rosario Schenone. E-mail: rosarioschenone@hotmail.com
Abarcando Concordia, Colón, San José, Villaguay, San salvador, General Campos, Chajarí, Federación
Contacto: Bibiana Reniero E-mail: ojos.decielo43@hotmail.com
SALTAContacto: Alejandra Mejías y Máximo Penn. E-mail: aleverom@hotmail.com 
CHUBUT (Puerto Madryn  y zonas aledañas)
ContactoFer del Río Piñón. E-mail: fernandadelrio@yahoo.com

CÓRDOBA (Laboulaye y zonas aledañas)
Contacto: Daniel Roera. E-mail: daniel_roera@yahoo.com.ar

SANTA FE (Santa Fe capital y zonas aledañas)
ContactoAlberto Medei y Marisa Planells. E-mailmip_ar@hotmail.com

BUENOS AIRES
De Lomas de Zamora hasta San Vicente

Contacto: Mirna Longobucco. E-mail: mirna.longobucco@gmail.com y María Claudia Echavarría. E-mail: m.ce@live.com.ar
En La Plata (y zonas aledañas)
Contacto: Atilio Senigagliesi. E-mail: asenigagsi@gmail.com

martes, 8 de marzo de 2011

Día de la Mujer


Pedimos la palabra para  homenajear a las mujeres en su día, en especial  a las que quieren ser madres, a las madres adoptivas,  las que buscan su identidad biológica, a las que quieren recuperar a sus hijos, a todas las que luchan cada  día desde su trabajo  por  cambiar el orden imperante para mejorar nuestra sociedad en más justa. Por las que hacen de esa lucha su causa de vida, en medio de tantas que tienen que enfrentar, incluso la de ser FELICES y dar esa felicidad a quienes tienen cerca, incluso las que trabajan en el mundo por causas y se relacionan “virtualmente” con gente que ni conocen personalmente, y las hacen de su familia, porque las une el mismo objetivo.
                                                                             Gracias a las que no bajan los brazos frente a la adversidad, frente a los que las tildan de apelativos como “tibias”, “estafadas”, “pseudos progresistas” por no aceptar mansamente los mandatos que la sociedad le impone; por construir el mundo con valentía, respeto, firmeza que no quiere decir caer en la vulgaridad. Frente a esto redoblan los esfuerzos, dicen  PRESENTE, a veces solas o con sus compañeros de vida y lucha.
                                                                             Son las que se enfrentan a los abanderados de lo negativo y  no quieren cambiar nada, a los paternalistas demagógicos que dicen que gracias a ellos están mejor sin darse cuenta que encarnan lo mismo que supuestamente critican, que se crispan si no los obedecen o agradecen lo que hacen por ellas.(?)
                                                                             Gracias a  las que dieron su vida, las que están dándola,  resistiendo y conquistando derechos, solo les decimos que no están solas y que somos muchos!! Fuerza e igualdad.

ANTONIO ROMEO                                 ELINA GIFFONI

 WWW.ADOPCIONMENDOZAARGENTTINA.BLOGSPOT.COM

viernes, 4 de marzo de 2011

Un anuncio que regocija

La pretensión de la Presidenta de una ley de Adopción nacional alegró a los padres adoptadores.Piden que los pequeños adoptados sean escuchados en el debate.
El anuncio que hizo Cristina Fernández en el inicio del año legislativo el martes pasado, de enviar un proyecto desde el Ejecutivo para confeccionar una nueva Ley de Adopción, fue muy bien recibido por quienes desde hace tiempo pelean por esa norma, quienes además pidieron federalizar la discusión.
Así lo dieron a entender integrantes mendocinos de la Red Argentina por la Adopción, quienes sostuvieron, entre otras cosas, que se trata de “un paso muy importante para los derechos del niño”.

Una militancia que no fue en vano
“Para nosotros es una noticia regocijante  porque esto antes parecía muy lejano, pero ahora se convertirá en un proyecto”, señaló a CiudadanoDiario.com Antonio Romeo, integrante de la Red y difusor, junto a su esposa, Elina Giffoni, de estos temas en su blog “Adopción Mendoza Argentina”.
Para Romeo esta acción del Ejecutivo nacional es un muy buen corolario para su trabajo, “que implicó años en la conformación de la ONG, de juntar firmas y de soportar cuestiones ilegales”.
“En Mendoza, algunos nos escucharon y algo pudimos avanzar”, confesó el militante y rescató la figura de algunos políticos como el diputado Andrés Marín, “que se animó a organizar una jornada abierta para debatir la reforma de la Ley de Adopción nacional y presentar el proyecto de adhesión de Mendoza al Registro Nacional de Adopción” o como el ministro de Desarrollo Humano, Carlos Ciurca, “que no dudó en hablar sobre lo que pasa en Mendoza”.
Este matrimonio, que incluso ha adoptado a dos niñas hace ya tiempo, entiende que con este espaldarazo que la Presidenta le da a la norma, comienza a cristalizarse su objetivo.
“Vemos que uno de nuestros objetivos comenzó a cumplirse en la apertura del año legislativo, porque se hablará del tema. Entonces, esperamos que los legisladores estén a la altura de este nuevo desafío y que abran el debate federal, recorriendo las provincias para escuchar las distintas posiciones”.
Su intención es que los involucrados muestren a quienes tienen la responsabilidad de legislar, sus vivencias y sentimientos. “Es importante que los adoptantes y los adoptados puedan tener la palabra. Especialmente los adolescentes, que esperan algún día formar una familia”.
El caso de los menores es el más preocupante. “A veces el niño adoptado tiene mucho por decir, pero pocas veces se lo escucha o, lo que es peor, nadie le pregunta”, enfatizó Romeo. /Horacio Meilán