sábado, 22 de octubre de 2011

Buscan acelerar las adopciones y priorizar derechos de los niños


Los padres con deseos de adoptar tuvieron un espacio donde intercambiar opiniones con jueces de Menores y de Familia, funcionarios del Ejecutivo y los legisladores. Con más de 200 asistentes, el Colegio de Magistrados...

Los padres con deseos de adoptar tuvieron un espacio donde intercambiar opiniones con jueces de Menores y de Familia, funcionarios del Ejecutivo y los legisladores. Con más de 200 asistentes, el Colegio de Magistrados de Rosario realizó una exitosa jornada sobre niñez y adopción. Quedó claro que los actores involucrados en la problemática trabajan para depurar los mecanismos para que se respeten los derechos de los niños y se aceleren los trámites de adopción.
El miércoles pasado el salón de actos de la Corte Suprema de Justicia provincial (Tribunales de Balcarce 1661) estuvo colmado. No era para menos, se ofrecía un amplio abanico de ponencias sobre los derechos de los niños y la adopción.
En debate. Se abordaron desde los aspectos técnicos, pasos y figuras judiciales que contemplan la adopción (guarda de hecho, entrega directa, guarda preadoptiva, arrepentimiento de los padres biológicos, medidas excepcionales, representación de los niños), hasta el funcionamiento y puesta en marcha del flamante Registro Unico Provincial de Aspirantes a Guarda con Fines Adoptivos (Ruaga).
El juez de Familia, Marcelo Molina, fue uno de los impulsores de la jornada, en conjunto con la Cámara de Diputados de la provincia. "Estamos muy contentos. Todos los actores deben estar dispuestos a sumar para que la niñez y la adopción se traten con una mirada horizontal, donde estén dispuestos a trabajar, y no a pontificar. Siempre hay que revisar caso por caso y mirar al niño como prioridad", destacó (ver aparte).
Lo que falta. El director del Ruaga, Santiago Lemos, contestó preguntas puntuales sobre requisitos, criterios de selección, lugares de inscripción y plazos. Anticipó que "se crearon 80 cargos" para ese organismo, pero admitió que "aún falta la apertura de oficinas en Rafaela y Reconquista. Esperemos que estén en el presupuesto 2012", se esperanzó.
Por la identidad. Como era de esperar, la palabra del Grupo de Padres Adoptivos y en Espera de Rosario captó el interés de todos. Con esa única opción a cuestas, Claudia Lemos, reclamó que no se dejen vencer los plazos máximos establecidos para revincular a un chico con su familia de origen u otra adoptiva. "Como el paradigma de muchas cosas han cambiado, también el de los padres adoptivos. Nos sentimos molestos cuando la institución de la adopción se mancha con el tema del tráfico de niños. Nosotros estamos dispuestos a respetar el origen y la identidad de nuestros hijos", remarcó Lemos. Y aclaró que no está de acuerdo con los niños que son separados de sus familias "por pobreza".
En la Legislatura. Los diputados provinciales Lucrecia Aranda y Marcelo Gastaldi, impulsores del la ley provincial de protección de los derechos de los niños en Santa Fe, hicieron un recorrido histórico de la norma. Hablaron de los debates y diferencias ideológicas planteadas en torno a otras iniciativas que no tuvieron consenso, que eran parciales y tomaban la adopción sólo como una necesidad inherente a los adoptantes, dejando al margen a los derechos de los principales destinatarios de la ley: los niños.
También se explayaron sobre los proyectos para modificar algunos artículos de la ley de niñez de la provincia, por los cuales se busca perfeccionar los alcances de los plazos del control de legalidad (institucionalización del niño), la necesidad de que tengan un patrocinio letrado y de que se establezca un trámite de no más de 30 días para que el juez se expida en caso del juicio de oposición de los padres biológicos.
Además, y aunque pasó un poco desaparcibido en el marco general del encuentro, Gastaldi finalmente también reclamo que el Ejecutivo apure, como lo establece la ley, la designación de una figura central: el defensor general de los niños, niñas y adolescentes de Santa Fe.
Un claro reclamo de mayor presupuesto
El juez de Familia de Rosario, Marcelo Molina, se mostró muy satisfecho con los resultados del encuentro. “Quedó claro que esta problemática nos atañe a todos. Buscamos articular mecanismos para operar en la duración de las medidas excepcionales y su vencimiento —cuando los jueces deben resolver si el niño queda en estado de adoptabilidad—, la necesidad de un mayor presupuesto para las áreas de la niñez y de esfuerzo conjunto con legisladores, funcionarios, ONGs, colegios de abogados y psicólogos”, puntualizó el magistrado.
Molina también se refirió a la infraestructura necesaria para articular las políticas de niñez. “El Area de Niñez de la provincia tiene que tener mayor estructura. En Rosario atiende una población de más de un millón y medio de habitantes, pero debe estar atenta a otros siete departamentos del sur provincial, con lo cual necesita muchos trabajadores sociales, psicólogos, psicopedagogos y antropólogos”.
Pero no sólo planteó la necesidad de más recursos para el Ejecutivo, sino que expuso las necesidades del Poder Judicial. “Necesitaremos mayor estructura. Si bien se creó un nuevo juzgado de Familia, no tenemos creación de nuevas Defensorías Públicas. Sólo hay cinco en Rosario y hay que sacarles el sombrero, no sé como hacen para atender tanta gente. Necesitaríamos por lo menos otras cinco más para Rosario”.
Otro aspecto que abordó fue el rol de las familias solidarias o sustitutas (cuidan transitoriamente a chicos con medidas excepcionales como abandono o violencia) y su posibilidad a adoptarlo. “Ellos no tienen la posibilidad de adoptar, pero hay que revisar caso por caso, mirar al niño como prioridad. Si el chico generó con esa familia un lazo, un arraigo que la hace más conveniente a cualquier otra, hay que contemplar el interés superior del niño. A esas familias hay que reconocerles valentía, porque saben que se van a encariñar con el nene. El drama se presenta cuando el sistema no funciona bien y esa familia que debería cuidarlo 30 ó 60 días, lo tiene muchos años”.

No hay comentarios: