miércoles, 9 de febrero de 2011

Andea y Diego buscan su identidad en Mendozaa


Foto_Andrea_y_Diego-F400x300
Son gemelos, tienen 40 años y quieren conocer cuál es su verdadera historia, que se inició a principios de la década de los 70.
Dicen los científicos que la condición de dos hermanos gemelos de distinto sexo suele darse “una en un millón”, pero si a eso se le agrega una historia particular de desencuentros y ocultamientos, el hecho es más llamativo aún.
Eso le ocurrió a Andrea y Diego Gagliano, a quienes les “contaron” distintas historias con el lúgubre objetivo de confundirlos para que no supieran qué les ocurrió al nacer.
Pero tapar el sol con las manos es difícil y tarde o temprano, la realidad emerge.
Es así que Andrea, quien junto a su hermano reside en España, se ha puesto al frente de una cruzada para dar a conocer su historia y así encontrar la suya propia, en Mendoza, la ciudad que, según sus investigaciones, los vio nacer.
“Nacimos 'en teoría' el 31 de julio de 1970 y nos anotaron como que habíamos nacido el 5 de agosto de ese año”, informó Andrea en una carta enviada a Antonio Romeo, representante local y militante de los padres adoptadores, quien hizo llegar la misiva a Ciudadano.
En la clínica o en el hospital
En el texto, Andrea detalla alguna de las “historias” que les contaron sus padres adoptivos.Una versión señala que a su madre, “sus padres la llevaron a Uspallata a trabajar para un militar. Allí se quedó embarazada y otro uniformado (apodado Don Gallego), la llevó a la clínica Patricias”, hasta que nacieron los hermanos.
“Había una enfermera que compraba zapatos en el comercio donde trabajaba mi padre adoptivo y fue ella quien les avisó que 'una niña daría a luz' en esos días. A 'la niña' la internaron con el nombre de mi madre (adoptiva), luego la trasladaron y la que se quedó en la clínica fue mi mamá (adoptiva)”, sigue el relato.
Incluso da el nombre del médico que gestionó “el cambio”. “El doctor Enrique Castro hizo la gestión y es quien figura en mi partida de nacimiento”, asegura Andrea, aunque también explica que al galeno “tuvieron que amenazarlo” porque no quería entregar los certificados de nacimiento, ya que temía ser descubierto.
“Como éramos gemelos de distinto sexo, habían ido muchos médicos y practicantes y a él le daba miedo que se enteraran de lo que había hecho”, dice Andrea, y agrega: “Por eso cambió la fecha de nacimiento y a mi hermano, que nació de bajo peso, lo trasladaron al hospital Español, ya con el apellido de mi madre”.
Otra versión no difiere en la historia de Uspallata. Pero sí en el lugar de nacimiento. “Coincide en el favor que hizo Don Gallego, pero afirma que llevó a mi madre (natural), al hospital Central, donde el médico de cabecera de mi madre (adoptiva), Osvaldo Caballero la ayudó a escaparse y allí la internaron en la clínica Patricias, donde ya había logrado el acuerdo para el cambio”.
Según Andrea, su madre (adoptiva) “jura que no sabe ni recuerda nada. Ni siquiera el nombre de la enfermera que los contactó”, algo que cuesta realmente entender. “Una cosa así no se puede olvidar”, enfatiza.Lo que sí es seguro es que esta historia continuará.
El misterio de los doctores Castro y Caballero
Sin divulgar aún los datos, Andrea confirmó que ella se contactó con el médico Enrique Castro y que éste negó los hechos. “Me dijo que no sabía de qué le hablaba y que no tenía ninguna información de aquellos años”, sostuvo Andrea.Con respecto a Caballero, dijo: “Le he escrito en varias ocasiones y jamás me ha contestado”.
“Yo sé de muy buena fuente que estos doctores se encargaban de hacer esas cosas por aquellos tiempos”, enfatizó la mujer, y de alguna manera justificó su accionar: “No quiero hacerle daño a nadie. Sólo quiero saber de dónde vengo. Por mí y por mis hijos.”
El beneficio de las redes sociales e Internet
Indudablemente el progreso está contribuyendo para que estas tareas de búsquedas se faciliten. De hecho, Andrea Gagliano ya encontró contactos en Mendoza para avanzar en su tarea gracias a Internet y a algunas redes sociales.
“Andrea se contactó conmigo porque ambos participamos en una red social llamada 'hijos biológicos' en donde muchas personas cuentan sus historias”, explicó Antonio Romeo el “contacto” que la mujer tiene en Mendoza quien además posee el blog http://adopcionmendozaargenttina.blogspot.com
“Lo de los blogs funciona muy bien y estamos esperando para conocer más datos de la historia de Andrea y de otros casos”, confirmó Romeo, quien además recomendó el blog http://buscoidentidad.blogspot.com, otro sitio en el que se puede recabar información.
Horacio Meilán

1 comentario:

Anónimo dijo...

La historia de amor maternal que aqui se cuenta no es real, es un invento de alguien que a estas alturas niega la realidad, lo que sucede es que hay gente que les gusta que se las vea como victimas y son todo lo contrario. Pero lo que aqui se pretende no es hacer un circo si no saber la verdad de lo que paso, que alguien encuentre coincidencias y hable, o el mismo Doctor que es quien sabe todo se apiade y hable !!!