domingo, 28 de febrero de 2010

Para especialistas, el Polimodal no funcionó

fuente:Los Andes-Mendoza
Para especialistas, el Polimodal no funcionó
Mañana comienzan las clases, con una nueva secundaria


domingo, 28 de febrero de 2010

La extensión de los años de obligatoriedad, la capacitación para los docentes y la regulación legal de los distintos niveles educativos; son algunos de los logros que, distintos especialistas en educación, le reconocen a la Ley Federal de Educación aplicada a fines de los '90 y que fue reemplazada en 2006 por la Ley de Educación Nacional; norma que además de volver a poner en vigencia la primaria y secundaria, a este último ciclo lo instauró como obligatorio.

Entre las asignaturas pendientes de la Ley Federal, se destaca la segmentación del sistema educativo, la gran cantidad de materias, la falta de dinero para su aplicación y las limitaciones del Polimodal. Más de 900 mil alumnos se graduaron bajo ese sistema que comienza a desaparecer.

Entre los desafíos que deberá enfrentar la implementación del nuevo sistema que será gradual, se destacan: los cambios institucionales de las escuelas, la eliminación de horas cátedra por el sistema por cargos para docentes, la modificación de contenidos, garantizar la obligatoriedad del secundario y la baja de los niveles de repitencia y deserción; según expresaron la actual directora de Educación Secundaria, María del Carmen De Pedro, la ex titular de la Dirección General de Escuelas (DGE), Emma Cunietti, y el representante de la Universidad del Aconcagua en el Consejo de Educación, José Luis Martiarena.

Los logros

"La obligatoriedad de la EGB3 dio lugar a una incorporación fuerte de gente", señala Martiarena. Cunietti coincide con la opinión del miembro del Consejo de Educación. "La Ley Federal tuvo de bueno que puso en la cabeza de la gente que después del séptimo no alcanzaba, ese fue un buen avance".

Cunietti y De Pedro también destacan la capacitación docente que permitió realizar esa ley. "Fue bueno el planteo de instancias de capacitaciones nacionales en los '90", recuerda la ex titular de la DGE.

Por su parte, De Pedro señala que "se instrumentó un sistema de capacitación fuerte para que cuando comenzara a funcionar el nuevo sistema el docente no estuviera perdido". Martiarena, a la hora de destacar otro acierto importante de esa norma señala que "la Ley Federal unificó en una norma los diferentes niveles educativos. Antes una ley regulaba la primaria, ninguna el nivel medio y no existía el jardín de infantes como un nivel para la ley".

Lo pendiente

Los especialistas consultados advierten claramente que el Polimodal tuvo muchas limitaciones para funcionar como se lo pensó en la ley.

"El Polimodal no funcionó, se quiso cambiar un sistema de enciclopedista por otro para que preparara a los estudiantes para el trabajo pero no se logró. Se quebró la lógica disciplinar y la consecuencia más directa fue fortalecer la preferencia de los alumnos por las materias humanísticas, así la secundaria perdió la buena base en ciencias que tenía y no sirvió para el trabajo", indicó Cunietti.

Y agregó: "Otra consecuencia mala fue la segmentación que generó, habían 26 sistemas distintos de evaluación. Pero lo más serio fue que se terminó con un sistema educativo nacional que había logrado que un chico que estudiaba en el Nacional de Buenos Aires, estudiara lo mismo que uno del Nacional de la Quiaca. También faltó dinero para aplicar todo lo que se quería hacer en el Polimodal".

De Pedro señala que "la transformación curricular del Polimodal se convirtió en una serie de compartimentos estancos con gran cantidad de materias debido a las modalidades, habían algunas que ocupaban hasta 16 asignaturas. Así ese nivel ni preparaba para el trabajo ni orientaba en el ejercicio de la ciudadanía". Martiarena consideró que el Polimodal fue una reforma abortada "porque fue poco el tiempo que se lo mantuvo".

Los desafíos

De Pedro considera que los desafíos tienen que ver con los objetivos que se ha fijado la nueva Ley Nacional de Educación: "Hoy tienen que tener lugar todos, permanecer y egresar, y los cambios tiene que ver con la obligatoriedad. No vamos a hacer cambios curriculares en estos dos años, preferimos que los docentes trabajen en el modelo institucional de las escuelas".

Martiarena fue duro a la hora de fijar los desafíos: "Cuando fijás la obligatoriedad en términos de terminalidad, el desafío es que el alumno termine y se gradúe. Esto implica que los padres y los alumnos tengan ganas de terminar y graduarse. Cómo enfrentamos la cantidad de chicos y jóvenes que no visualizan la importancia de tener una educación. Cómo los intereso por la materia si el profesor viene 40 minutos y tiene que irse a otra escuela". Gastón Bustelo - gbustelo@losandes.com.ar

No hay comentarios: