martes, 2 de junio de 2009

Lo condenan a pagar $ 15.000 por no reconocer a su hija

fuente DIARIO LOS ANDES-MENDOZA 2 DE JUNIO DEL 2009

Lo condenan a pagar $ 15.000 por no reconocer a su hija
La niña ya tiene 10 años y él siempre se negó a las pruebas de ADN. La Justicia mendocina determinó que es su padre. No cumplió con la manutención y la madre lo demandó por daño.

martes, 02 de junio de 2009

Un abogado del foro mendocino, más precisamente de la Tercera Circunscripción Judicial, fue condenado a reconocer a su hija, a la que desconoció por más de ocho años.

El caso tiene como protagonistas a la demandante, Verónica (40), residente en Rivadavia y un letrado de San Martín (53), quienes mantuvieron una relación, fruto de la cual nació una niña, que hoy tiene 10 años.

El padre se negó espontánea y sistemáticamente a reconocer la filiación de la niña.

La Convención sobre los Derechos del Niño reconoce que todo menor tiene derecho a conocer su origen biológico, y asegura el ?derecho a la identidad' de éste.

En el caso registrado en el Este, la mamá, que vive modestamente sostenida por un plan social y que tiene otra descendiente, de 13 años, le entabló una demanda por filiación, que perseguía el reconocimiento de la pequeña.

Patrocinada por el abogado Edgardo Stortini, la mujer inició en 2000 acciones legales para lograr la admisión de la paternidad, en el Segundo Juzgado de Familia de San Martín, a cargo de la doctora María Cecilia Rinaldi.

La jueza falló a favor de la menor considerando que el papá era el abogado renuente, quien nunca concurrió a cumplir con las pruebas de ADN, situación que operó como una presunción de su paternidad al negarse a que le extrajeran sangre para el examen.

El progenitor apeló ante la Segunda Cámara de Apelación de la Primera Circunscripción Judicial, pero este tribunal confirmó el falló en primera instancia. No conforme con esa decisión, el profesional recurrió a la Suprema Corte de Justicia de Mendoza, que confirmó la sentencia de la doctora Rinaldi. La argumentación del alto tribunal estuvo a cargo de la magistrada Aída Kemelmajer (ver aparte).

El juicio de filiación llevó más de siete años, pero la situación no terminó allí.

La chica ya lleva el nombre de su padre biológico, pero la madre no recibe los gastos de manutención, que se aplicaron a su favor.

Entonces, beneficiada con la sentencia de filiación, la mujer inició un proceso por daños y perjuicios en resarcimiento del perjuicio moral ante la falta de reconocimiento del hombre, por un monto de $ 50.000.

Esta nueva demanda, siempre ante el juzgado de la doctora Rinaldi, también prosperó, sólo que la magistrada bajó el monto de lo reclamado a $ 15.000. Esta situación determinó que la parte actora haya apelado el fallo, al sostener que la suma estipulada por el tribunal "es exigua".

A los juicios por filiación, ya ganado, y por daños y perjuicios, en proceso, se suma un tercer expediente, consistente en la denuncia penal por el incumplimiento de la cuota alimentaria que oportunamente fijó el Juzgado de Familia, obligación con la que no ha cumplido en absoluto el remiso progenitor.

Aquí está corriendo la obligación que deviene de la ley N° 13.944, "Incumplimiento de los deberes de asistencia familiar", que prevé penas de prisión de hasta 1 a 6 años, para un padre que se sustrae dolosamente a esta asistencia. Este reclamo está en la Segunda Fiscalía Correccional de San Martín.

Miguel Títiro - mtitiro@losandes.com.ar

No hay comentarios: