lunes, 13 de abril de 2009

Cómo abordar en las aulas la historia reciente del país

Cómo abordar en las aulas la historia reciente del país

“La partidización de la historia escolar puede producirse hablando de Colón, Roca, Perón, Alfonsín o Menem. La discusión excede a la historia reciente”, subraya la educadora Inés Dussel, investigadora de la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales (FLACSO), para admitir también que “la historia reciente está poblada de personajes e intereses que siguen activos hoy y eso plantea el problema de la falta de distancia y el temor a la partidización”.
Sus palabras aportan al debate sobre cómo abordar dentro de las aulas lo ocurrido en las últimas décadas en el país. La historiadora María Sáenz Quesada afirmó que el profesor debe entrar en el aula con una consigna: evitar que la carga personal del docente interfiera en el aprendizaje. “La clase de historia requiere que el profesor se despoje de partidismos, que sea sincero con sus alumnos y les diga cuál es su orientación ideológica”, señaló la ex secretaria de Cultura, que integra las academias nacionales de Historia y de Educación.
Para el doctor Jorge Gelman, historiador e investigador del Instituto Ravignani de la Universidad de Buenos Aires, ya se abandonó el criterio de que no se pueden abordar períodos históricos porque es difícil tomar distancia. Y su consejo es insistir en las múltiples miradas. “No es lo mismo observar el funcionamiento de una fábrica desde la posición del obrero que desde la visión del empresario. El profesor tiene que explicar que hay distintas formas de mirar una misma situación, sea del pasado reciente o remoto”, precisó Gelman, que dirige la colección Nudos de la historia argentina, de la editorial Sudamericana.
Felipe Pigna, autor de varios libros y documentales de amplia difusión, piensa que el docente tiene una posición tomada frente a los hechos y cree que eso no está mal. “No sé si hay que tomar distancia. El docente tiene que trabajar con responsabilidad. No está para que los chicos piensen como él, sino para que piensen y saquen sus conclusiones propias”, señaló. Y agregó: “No vamos a arreglar a Sarmiento con Rosas en la escuela. Nuestra misión no es unificar a los próceres”.
(La Nación, pág. 9, 13/4/09 - Mariano De Vedia)

No hay comentarios: