lunes, 30 de marzo de 2009

Hace 27 años la dictadura reprimía una convocatoria de los sindicatos

Fuente:DIARIO UNO-MENDOZA 30 DE MARZO DE 2009
Mendoza
Hace 27 años la dictadura reprimía una convocatoria de los sindicatos
La consigna fue paz, pan y trabajo. En Mendoza, Gendarmería les disparó a los primeros que llegaron a la concentración. Hubo heridos, entre ellos Benedicto Ortiz, quien murió días después.
30-03-2009

Luis Gregorio
lgregorio@diariouno.net.ar
Hoy se cumplen 27 años de la represión a la convocatoria de la CGT por “Paz, pan y trabajo”, tal como se la denominó, cuando la dictadura militar ya evidenciaba fuertes señales de desgobierno. En Mendoza, el llamado sindical tuvo una dura respuesta apenas se instalaron algunos grupos sobre la calle Pedro Molina a la espera de empezar el acto. Desde una camioneta de Gendarmería Nacional efectivos dispararon contra los manifestantes sin mediar palabra e hirieron a varias personas, entre ellos José Benedicto Ortiz, secretario general del gremio minero (Aoma), quien murió cuatro días después.

El hecho en la prensa tuvo sólo alguna repercusión, seguramente porque en Buenos Aires, debido a la marcha, hubo 2.000 detenidos y un gran caos. La muerte de Ortiz directamente casi fue ignorada, ya que la administración militar se había lanzado a la reconquista de las Malvinas y la mayoría del país estaba pendiente de este acontecimiento. Inclusive, libros de la historia de Mendoza realizados recientemente no hacen mención al 30 de marzo y sus consecuencias.

El actual secretario general de la Asociación Trabajadores de la Sanidad Argentina (ATSA), Juan Carlos Navarro, fue uno de los testigos del ataque a los manifestantes de aquel día de 1982 y al recordar los hechos desmiente que haya existido una marcha cuando la represión y que ésta haya traspuesto Pedro Molina para encaminarse a la Casa de Gobierno, tal como lo repitieron algunas crónicas.

“Todavía no había ninguna movilización, no se había originado nada”, repite Navarro, quien por ese tiempo integraba la agrupación Azul y Blanca del gremio de la sanidad. “La movilización estaba convocada para las 4 de la tarde y se iba a entregar un petitorio a la Casa de Gobierno”, señala. “Siempre se decía a las 4 de la tarde, por ejemplo, para que la gente empezara a llegar, pero las movilizaciones terminaban concretándose a las 6”.

Navarro expresa que la agrupación Azul y Blanca era liderada por Itamar Castro, quien había sido secretario general del gremio. “Y nuestra consigna era concentrarnos en Colón y Mitre”, indica.

Como veían gente de sus filas que se dirigía a Pedro Molina, Navarro recibió la orden de Castro de evitar que la concentración se adelantara. “Eran las 4 menos cuarto de la tarde y me dice Itamar: ‘Váyase hasta la calle Pedro Molina porque, como de costumbre, hay algunos apresurados que se han ido hasta allí cuando en realidad quedamos en concentrarnos acá’”, rememora Navarro. “Yo, que obviamente era muy joven, iba caminando por la vereda oeste de Mitre y me cruzo al bulevar de Pedro Molina. Y en el preciso instante en que llego ahí, la gente empezó a cantar el Himno Nacional. Nadie estaba marchando. Había unas 250 a 300 personas, no más. De pronto, de la calle Patricias Mendocinas viene una camioneta de Gendarmería con un oficial muy alto, rubio, con cuatro o cinco soldados. Vienen a contramano. Y sin mediar absolutamente nada, empezaron con las ametralladoras a tirar tiros al aire, primero. Las ramas de los árboles caían sobre la calle y nadie se movía. Entonces empezaron a tirar balas a la calle. Apuntaban hacia abajo, pegaban en la calzada y salían disparadas hacia arriba. Esto originó que la mayoría de las heridas de los compañeros que cayeron allí eran de la rodilla hacia arriba.”
Tras el ataque se produjo el desbande y la mayoría de los manifestantes corrían para todos lados o buscaban refugio ante los disparos. Cayeron heridos José Benedicto Ortiz, Juan Enzo Ortiz (trabajador ferroviario), Raúl Aldo González, Ricardo Jorge García, Bruno Antinori y Héctor Moirat. José Benedicto Ortiz murió el 3 de abril en el Hospital Central.

Navarro comenta que quienes comandaban en Mendoza la CGT Brasil (la que lideraba Saúl Ubaldini a nivel nacional), Mario Zaffora, Carlos Valenzuela, Ignacio Alonso y Fernando Lira, no habían llegado aún a la calle Pedro Molina. “Sí recuerdo que estaba Cira Ticera, una luchadora de toda la vida, hoy jubilada”, añade el titular de ATSA.

“O un militante de siempre, Ramón Barrera, que en el medio de la calle, shockeado, insultaba y gritaba ‘tiren, tiren’ y luego seguía con el Himno”, comenta aún asombrado. “No sé cómo salió vivo”.

1 comentario:

Helen Maran dijo...

Me adiero como Argentina a la commemoraci[on y tambien ma acabo de enterar de la muerte de Alfonsin, dia triste en Argentina te envio un saludo desde israel, helen.