sábado, 21 de marzo de 2009

En el nombre de Florencia, sus amigas crearon una organización que alerta sobre la Trata

En el nombre de Florencia, sus amigas crearon una organización que alerta sobre la Trata

Pasado el primer estupor después de la desaparición de la estudiante Florencia Pennacchi en 2004, sus amigas de la infancia se organizaron y recorren colegios para prevenir e informar sobre la Trata de Personas, buscando crear conciencia sobre este delito entre las adolescentes.
Se llaman Cecilia, Silvina y Leonora. Desde el momento en que desapareció Florencia, ellas luchan cada día contra los prejuicios, la desinformación y la impunidad que envuelven el delito. En ese proceso, el grupo de amigas decidió crear la organización “Sin Cautivas, Feministas por la Resistencia” y recorrer colegios secundarios, organizaciones sociales y barriales informando sobre la trata de personas. "Con la desaparición de Florencia descubrimos lo que es el delito, lo siniestro de sus conexiones y el dinero que mueve. Para ayudar en la búsqueda de Florencia y para que no haya más `Florencias', decidimos conformar este espacio", contó Silvina.
"Como nos parecía muy difícil luchar cuerpo a cuerpo contra este negocio pusimos el énfasis en prevenir nuevos casos, crear una red de contención", explicó Leonora.
"Yo fui la que más dudas tuvo en su momento con respecto al destino de Florencia”, recordó Cecilia Cavilla. "No podía creer que ella fuera víctima de trata, pero cuando conocí otros casos similares, como el de Marita Verán o Fernanda Aguirre, tomé conciencia de esta realidad y decidí comprometerme con esto", contó. "Yo tampoco sabía nada sobre trata. Fue Silvina la que me empezó a contar, a pasarme información, a explicarme el alcance de las redes, a saber de otras chicas en la misma situación", señaló Leonora.
Para que otras y otros jóvenes no caigan en redes de trata, durante todo 2008 las jóvenes visitaron escuelas secundarias de la provincia de Neuquén dando charlas sobre el tema. "Elegimos las escuelas secundarias porque concurren chicos y chicas que por su edad y su situación social pueden ser posibles víctimas de las redes", explicó Silvina. "Les decimos qué es la trata, sus modos de captación, cuestionamos ciertos estereotipos, como por ejemplo, que las chicas se van de sus hogares por propia voluntad o que las únicas víctimas son mujeres pobres y morochas", remarcó. "Florencia siempre nos sirvió de ejemplo para pensar lo contrario", agregó. "Es enriquecedor estar con los chicos, colaborar a cuestionar ciertos conceptos y situaciones naturalizadas. Lo importante es generar los mecanismos para que las chicas no entren en pánico y brindarles información en situaciones de peligro", sostuvo Cecilia.
(Páginal12, Las/12, pág.7, 20/3/09 – Elisabet Contrera)

No hay comentarios: