lunes, 9 de marzo de 2009

Debates y experiencias sobre convivencia escolar y autoridad docente

Debates y experiencias sobre convivencia escolar y autoridad docente

Las causas de la pérdida de la autoridad en los docentes y las posibles formas de restituirlas fueron motivo de reflexión de pedagogos que opinaron sobre la relación alumno-docente, el vínculo con los padres y lo que se espera de los maetros en el aula.
Expertos consultados coinciden con que una de las causas de esta pérdida de autoridad hay que atribuírsela a la dictadura: "En la posdictadura, en Educación se instalaron muchas pedagogías que probablemente eran necesarias pero que fueron un volanteo para el lado contrario. Como consecuencia, en muchos casos se da que cualquier tipo de autoridad es entendido como represión o censura. Hay mucho discurso "psi" y en nombre de esto se generó mucha confusión", dice Inés Dussel, investigadora del área Educación de la FLACSO. "Había que diferenciarse de tanto autoritarismo. Este fue un daño más que hizo la dictadura", agrega Horacio Sanguinetti, ex rector del Colegio Nacional de Buenos Aires.
"Urge una adecuada formación docente. Yo volvería a las escuelas normales que tenían una mística formativa formidable y no fueron reemplazadas con nada”, propone Sanguinetti y señala que “sobre la conducta de los chicos tiene que haber un código de sanciones pactado y que se aplique. La supresión de las amonestaciones fue un error gravísimo porque el ser humano necesita premios y sanciones para regular su conducta".
Dussel sostiene que es necesario “más y mejor formación docente y pedagógica y cambios en la organización escolar. Que los docentes estén más seguros de lo que enseñan y del vínculo que tienen que establecer con los alumnos.
Tucumán. Dos experiencias en distintas escuelas tucumanas muestran alternativas posibles para abordar los conflictos de convivencia entre alumnos y docentes. La escuela Nº 81 “Padre de la Patria”, en Mista, a 60 kilómetros de la capital provincial, apuesta a la planificación previa que los docentes realizan antes del comienzo de clases y al trabajo con las familias. “Los problemas de disciplina se generan por una autoridad ausente”, considera su directora Susana Díaz de Sosa. Por otra parte, el colegio Gymnasium Universitario, en la capital tucumana, se rige desde hace 61 años por el sistema de “autodisciplina”. Su vicedirectora, Sandra Mansilla, explica cómo funciona el sistema de tutorías: “cada curso cuenta con un tutor docente y uno estudiantil, que es un alumno de quinto año. En caso de problemas de conducta, el mismo grupo trata de solucionarlo con su tutor estudiantil y si el asunto pase a mayores, recién intervenimos los docentes”. “Nunca recurrimos a la expulsión del alumno. Sacar al chico de la escuela significa un fracaso institucional, marca la pauta de que el colegio no pudo solucionar un problema que está dentro de su órbita”, dijo Mansilla.
(Clarin – Sup. Guía de la Enseñanza, pág. 6 - Liliana Moreno; La Gaceta – Tucumán, edición digital - 8/3/09)

No hay comentarios: