sábado, 13 de diciembre de 2008

Denuncian protección policial a un prostíbulo donde explotaban a una adolescente

Denuncian protección policial a un prostíbulo donde explotaban a una adolescente

La plana mayor de la comisaría 42ª de la Ciudad de Buenos Aires podría pasar hasta 6 años en prisión si se prueba la acusación que pesa sobre ella acerca de la protección brindada a un prostíbulo, en el barrio de Mataderos, donde una chica de 16 años fue explotada sexualmente durante un mes. Estos policías fueron denunciados por la madama del lugar y supuesta dueña de un kiosco del hospital Santojanni, donde habría sido reclutada la adolescente, cuyos padres ya habían recurrido a Missing Children para tratar de encontrarla.
El comisario Héctor Hugo Lucca (quien tuvo a su cargo la novena, que opera en el radio del barrio de Almagro), el subcomisario Fabián Agustín Güidali y otros tres efectivos de esa seccional ubicada en Lisandro de la Torre 2343, de Mataderos, fueron señalados por la mujer, y la semana que viene deben brindar declaración indagatoria ante el juez federal Norberto Oyarbide, subrogante en el Juzgado Federal Nº 7 y quien investiga una red de trata de personas y el circuito de prostíbulos. Si sólo se comprobara encubrimiento, además de los 6 años de prisión los acusados podrían ser sancionados con hasta 10 años de inhabilitación.
El lugar en cuestión queda en un edificio ubicado en Lisandro de la Torre al 1007, segundo piso (a poco más de 10 cuadras de la comisaría 42). Fue allanado por orden del juez Sergio Torres, a cargo del Juzgado Federal Nº 7 en ese momento, la noche del 21 de octubre pasado, por detectives de la División Trata de Personas. La forma en que funcionaba se la conoce como delivery sexual (“sexo a domicilio”).
Protección. La comisaría 42ª está lejos del Departamento Central de la Policía Federal, pero responde al mismo modelo. La trata de personas y la protección del negocio de la prostitución han sido noticia este año desde que la cooperativa La Alameda y los vecinos del barrio de Monserrat comenzaron a denunciar una zona roja que trabajada todos los días y nunca fue advertida por la Federal ni por los inspectores del gobierno porteño. Allí se puede conseguir “una bolsa de cocaína por 25 o 30 pesos” y “una chica jovencita por 150 pesos la hora”, según consta en varias denuncias realizadas por testigos de indentidad reservada ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad.
(Páginal12, pág. 19; La Nación, pág. 17; Crítica de la Argentina, pág. 20 – Cristian Alarcón – 12/12/08)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Excelente el blog, pone la piel de gallina. Y nos hace ver una realidad q tenemos ante nuestros ojos, y muchas veces no miramos. Felicitaciones. Susana Baqueiro. Avellaneda/Pcia. de Buenos Aires.- subaquei@yahoo.com.ar